DestacadosExterior

Preocupa posible manejo electoral de vacuna anticovid

De Trump

EU.- Cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aceptó su candidatura para ser reelecto, sorprendió a muchos su promesa de lograr una vacuna contra el coronavirus este año.

De hecho, Trump se refirió al tema en dos ocasiones diferentes durante su esperado discurso ante la Convención Republicana el 27 de agosto.

“Produciremos una vacuna antes de fin de año, o quizás incluso más pronto”, sostuvo.

Unos minutos después, dijo que bajo la Operación Velocidad Máxima (el programa de Estados Unidos para acelerar el desarrollo, fabricación y distribución de las vacunas, llamado Operation Warp Speed en referencia a la serie de TV Start Trek) había tres vacunas en “etapa final de pruebas”.

“Normalmente serían años, y lo hicimos en pocos meses”, dijo como si ya se hubiese logrado ese objetivo.

“La estamos produciendo con anticipación para que cientos de millones de dosis estén disponibles rápidamente. Tendremos una vacuna segura y eficaz este año y juntos aplastaremos el virus”, continuó.

Coincidencia o no, ese mismo día la administración de Trump envió una carta a los 50 estados del país pidiendo prepararse para distribuir la vacuna a fines de octubre o principios de noviembre.

Todo esto confirmó para muchos la sospechas de que Trump busca presentar una vacuna contra el virus como carta de última hora antes de las elecciones del 3 de noviembre.


Trump ha prometido una vacuna contra el coronavirus en EE.UU. para antes de fin de año.

“No creo que le moleste salvar muchas vidas si eso ocurre, pero lo está haciendo con fines políticos”, señala Mark Peterson, un profesor de ciencia política experto en temas de salud pública en la Universidad de California, Los Angeles (UCLA).

Trump “está tratando de recuperar su fortuna electoral al hacer que la gente crea algo que no es cierto, o que ciertamente todavía no es cierto y es muy improbable que lo sea”, le dice Peterson a BBC Mundo.

Entonces ¿conseguirá Trump su objetivo?

“Muy improbable”

El Covid-19 hizo añicos la estrategia electoral que Trump tenía para lograr su reelección, basada en exhibir una economía pujante con un desempleo mínimo.

En cambio, Estados Unidos  muestra ahora las peores cifras del virus entre todos los países del mundo, con casi 189 mil muertos y más de 6.2 millones de infectados.


La pandemia ha asestado un duro golpe a la economía estadounidense, con la consecuente pérdida de empleos.

La oposición demócrata acusa directamente al presidente de haber buscado minimizar el peligro de la pandemia en diferentes ocasiones desde comienzos del año.

Millones de personas han perdido su empleo y la economía estadounidense pasa por una recesión histórica.

En este contexto, las encuestas señalan que el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, lleva una ventaja de varios puntos sobre Trump a nivel nacional.

Más aún, esa diferencia se mantiene después de las convenciones de ambos partidos el mes pasado, que tradicionalmente provocan variaciones en las intenciones de voto.

Así las cosas, la distribución masiva de una vacuna contra el coronavirus antes de las elecciones quizás daría a Trump parte del impulso que precisa para mejorar sus chances de ser reelecto.


La fase 3 de los ensayos clínicos es frecuentemente considerada como la más crucial, pero la Administración de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos está valorando saltársela.

Sin embargo, esa posibilidad ha sido relativizada por los propios expertos de la Casa Blanca.

Es “posible pero muy improbable” que haya una vacuna disponible para fines de octubre en Estados Unidos, ha advertido el principal asesor científico para el programa de vacunación del gobierno de Trump, Moncef Slaoui.

Show More

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
error: Contenido exclusivo de Contacto!!
Close