San Fernando

Peluquerías buscan permanecer en estos tiempos de pandemia

«Peluquería Dalila», más de 60 años atendiendo a los caballeros

Marissa Sánchez

Don Gliserio Ortiz Vázquez, nativo de San Fernando, nació un 27 de septiembre 1941, sus padres Félix Ortiz García y Zoila Vázquez Galván, le impartieron la importancia del trabajo y de aportar a la sociedad calidad en lo que realizas.

 Es por ello que por más de seis décadas ha realizado su oficio de peluquero de caballeros, donde la mayor de sus satisfacciones hoy día es a sus 81 años de edad es continuar activo y que regresen sus clientes a cortarse el pelo.

Describió que en aquellos años este oficio lo aprendió viendo a su cuñado Saúl Cervantes, pionero en la localidad de este oficio, establecieron la «Peluquería Dalila», nombre derivado del pasaje  bíblico Sansón y Dalila, y que muy pocos conocen en su ubicación céntrica: Segundo Centenario e Hidalgo.

Señaló que en aquellos años cobraban uno, 2 ó 3 pesos por cada corte y se especializaban en la rasurada; compartiendo este oficio con Don Gustavo Cortinas Bocanegra, con sus 94 años edad, quien hace un promedio de dos años dejó de realizar este oficio en la peluquería, ya que ahora está retirado debido a su plenitud y que ha sido un grande en su oficio.

Cabe mencionar que este oficio ha sido de grandes satisfacciones, ya que al momento del reportaje estaba un cliente que desde los 7 años de edad acudía con su padre y abuelo a cortarse el pelo a esta peluquería y con los expertos.

Resaltó que jóvenes emprendedores aprendieron de estos pioneros peluqueros de caballeros y cientos de miles de clientes han acudido a recibir su arreglo personal de su cabellera.

Muchos clientes describen que entrar al lugar es como si te transportaras a tu infancia, dado que el estilo que prevalece aun tanto del local como del peluquero que siempre hacen sus servicios de calidad y a costo accesible.

Don Gliserio señaló que esta pandemia los restringió por su edad y pues hubo tiempo de cerrar y poca demanda de clientes, pero siempre ha tenido esa fe y confianza en Dios y sigue realizando esta actividad hasta que sea permitido, siendo este un legado de grandes satisfacciones que lo hacen disfrutar cada día su pasión de su trabajo.

Las peluquerías y peluqueros buscan sobresalir aún en estos tiempos de pandemia, esperando que esta situación mejore y puedan estar libres realizando este oficio hasta que les sea permitido.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
//ActiveCampaign Tracking