Editorial

Opinión pública

Disputa por los  “dedos” del Congreso

Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Mas que nada por morbo, pero crece la expectación respecto a la sentencia que en los siguientes días dicte el TRIFE sobre el “reparto” de las plurinominales.

A la mayoría de ciudadanos les vale gorro lo que pase, pero no a la clase política, aquellos que de alguna manera sacan gajo del presupuesto.

La interrogante es si los magistrados devolverán al PAN sendos asientos que les quitó el líder del Tribunal local, Osiris Sánchez Rivas, o ratificarán el cálculo de cinco

Aunque usted no lo crea, en este momento la Sala Monterrey es factor decisivo sobre el futuro político de Tamaulipas. El voto de tres personas incidirá en si los conservadores prolongan su poder o se abren las puertas a la Cuarta Transformación.

Desde este jueves tienen en sus manos los expedientes de impugnación del PAN elaborados por Samuel Cervantes Pérez, el oaxaqueño que conoce bien del tema y ha perdido pero también ganado muchas.

Hay tres opciones: Que ratifiquen los cálculos que hizo el IETAM (siete diputaciones para los panistas); reiteren la definición del Tribunal local (cinco asientos), o que salomónicamente asignen una para el PT y devuelvan la otra a los azules.

En últimas semanas Acción Nacional, vía “aplanadora”, ha aprobado Leyes para “blindar” a funcionarios del presente gobierno. Pretenden ir más allá del sexenio.

Para Morena, echar abajo esos “candados” dependerá en medida del número de escaños que les deje a sus contrarios la Sala regia.

Por cierto, cunde la versión que es tiempo de renovar la presidencia del TRIELTAM, ahora en manos de la improvisada Blanca Hernández Rojas, a quien los propios magistrados neoleoneses dieron un “descontón” esta misma semana.

Es un tema muy manoseado, la anulación de los comicios en Nuevo Laredo, en que Hernández y su colega Garza Robles votaron a favor, en tanto la mayoría, Iván Arroyo Villarreal, Edgar Danés Rojas y Sánchez Rivas  apoyaron la vigencia del triunfo de Carmen Lilia Canturosas. El TRIFE dio la razón a ellos.

Desde entonces quedó divido el órgano jurisdiccional: Tres contra dos, o dos contra tres. Varones contra damitas, o damitas contra varones.

Al final de la tarde –al 30 de septiembre- sabremos a quien dan la razón los magistrados federales. Por lo pronto ellas –locales- pierden una. A la segunda le puede costar la chamba a Blanca.

Errores y omisiones, mala interpretación de las Leyes, es el costo de la improvisación en cargos de tan alta responsabilidad.

Su currículum se circunscribe a una chambita burocrática de medio pelo en el Congreso del Estado, como jefa del Departamento de Comisiones de la Unidad de Servicios Parlamentarios desde el 2005. Antes, auxiliar del auxiliar jurídico de la Secretaría General de Gobierno.

Con esas cartas de presentación los panistas la nombraron en la delicada responsabilidad de aplicar la justicia electoral de Tamaulipas. Menos mal que ella no toma las decisiones últimas. 

¿Cuál es el camino para desplazar a Blanca? La Ley dice que “El Presidente del Tribunal Electoral de Tamaulipas será electo por votación mayoritaria de los magistrados”, que en este caso son (mayoría) Arroyo, Danés Rojas y Sánchez.

Se me hace que por ahí es.

Volviendo con el tema inicial de la integración del Congreso, sigue preocupando a los bandos panistas y morenistas, la posición que tome la bancada del PRI, en este caso los dos o cuatro que les concedan. El jerarca Edgardo Melhem no ha dicho la última palabra.

Digamos que su “dedo” será el voto “bisagra”. Con ellos Morena podría alcanzar la mayoría calificada para echar reversa a las adiciones a la Constitución Estatal, elaboradas por el PAN sobre las rodillas.

Por el contrario, si se van con la bancada azul, impedirían que los contrincantes rompan el “corral” que con tiempo ha impuesto la 64 legislatura a los morenos. Todo se define por el número de “dedos”, los votos.

Corren dos versiones que no van más allá de rumores: Que Melhem renunciará al partido para hacerse cargo de la bancada en el Congreso, y que Alejandro Guevara Cobos ocupará su lugar en el edificio priista. Es uno de los principales promotores de juntar el agua con el aceite.

Esto da lugar a más comentarios: Que los diputados del Revolucionario se unirán a Morena y, en la candidatura por el Gobierno de Tamaulipas, participarán asociados con el PAN, es decir, un doble y peligroso juego.

Hasta hoy, el ríobravense y futuro diputado parece imparcial, que votará según los proyectos y conveniencia para los tamaulipecos. Asegura que ve los toros desde la barrera, el pleito de guindos y azules.

A los observadores se les ha olvidado algo: El PAN ya adquirió el “dedito” de la morenista Leticia Sánchez Guillermo, con lo cual aumenta sus votos, y pueden venir más.

Del índice de Gustavo Cárdenas Gutiérrez, de Movimiento Ciudadano, nadie habla ¿ya lo vendió? Como dicen, “cría fama y echarte a dormir”.

Y este jueves la secretaria general del SUTSPET, burocracia estatal, Blanca Valles Rodríguez, presentó ante 233 delegados sindicales su segundo informe de actividades. Dijo que en estos tiempos benefician más las propuestas “que los gritos y pancartas”, en referencia  a grupos disidentes.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
//ActiveCampaign Tracking