Editorial

Opinión pública

Díez Gutiérrez y una broma de mal gusto

Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Por lo que circuló en redes sociales el fin de semana, en el partido Movimiento Ciudadano se llevan con bromas demasiado pesadas y de mal gusto para con la comunidad tamaulipeca.

Le atribuyen al dinosaurio Dante Delgado Rannauro, propietario de las siglas, haber decidido por cuenta propia y con demasiada antelación, que su candidato a la gubernatura en 2022 sea Arturo Díez Gutiérrez Navarro, tristemente célebre ex alcalde de esta capital.

Al menos es la dedicación en la solapa de la edición Documentos Básicos de MC, presuntamente escrita por el cacique Delgado a la rémora victorense, al que hace ya “futuro gobernador de Tamaulipas”, y que trae fecha del 25 junio del 2021.

Pesada la bromita porque, si no fuera por otro individuo sin pena ni gloria, Xicoténcatl González Uresti, ahora mismo Arturo seguiría registrado como el peor alcalde en la era moderna de la antigua Villa de Aguayo.

Son tres historias negras de la capital: Gustavo Cárdenas Gutiérrez, cuyos colaboradores se robaron hasta las llantas de los vehículos de Presidencia; Díez Gutiérrez y Xico, con la réplica de Pilar “La Tejana” Gómez en este último caso, por un año.

Como depredadores del presupuesto, en el orden los acomodamos de la siguiente manera: Xico, Gustavo y Arturo. Dejaron en quiebra, con deudas y temblando a la tesorería. No vendieron el edificio del 17 Hidalgo porque en esas fechas tenían que pedirle permiso al Congreso del Estado.

Falta la última etapa del trienio del galeno mezcalero, a  través Gómez, pero el daño que les acredita el deshonroso primer lugar, ya no se los quita nadie. La administración terminará por los suelos.

¿Cómo se les ocurre a Gustavo y a Dante jugar esas bromas cuando la última estela de corrupción no ha desalojado el edificio del ayuntamiento?. Deberían pedirle perdón a los paisanos y prometer ya no más ofensas.

Creen demasiado tontos a los tamaulipecos o ¿traen ya su juego de negocios sucios para vender candidaturas, como es la especialidad de la casa?.

Tres trienios de tristeza para la capital, sin obra pública, los servicios como recolección de basura  abandonados, la ciudad como boca de lobo” y con deudas millonarias con proveedores.

Demasiado valor si hay alguien que le quiera fiar a Presidencia en los últimos tres meses de desgobierno.

Para la próxima quincena ya no habrá con qué pagar a los empleados. No hay para la mitad de los aguinaldos. Pilar y los suyos se “chuparon” el presupuesto de lo que resta del año. Se fue a la campaña para comprar votos.

Suspendieron pagos no necesarios, incluyendo medios de comunicación. Quedarán a deber millones que el siguiente gobierno no reconocerá, no tiene por qué.

A los trabajadores les deben prestaciones como tres uniformes que incluyen calzado. Para el sindicato ya no hay lana. Ni fecha para cuando.

Los cobradores empiezan  a hacer hondo el camino al despacho de Don Arturo Vela Palacios, el jefe de Finanzas. Terminarán como apestados, tal y como se fue Xico.

Así concluyó, bueno, huyó Díez Gutiérrez, apestado, odiado por los victorenses, y más antes el “muchacho alegre” que se quiso hacer víctima del gobierno de Manuel Cavazos Lerma, para ocultar el saqueo de dinero que fue a parar a la campaña de Abelardo Perales Meléndez, candidato oficial a sucederlo.

La diferencia entre los dos panistas, Gustavo y Xico, con sus respectivas suplentes, Teresa Aguilar y Pilar, es que Díez Gutiérrez recibió la protección del Gobernador Eugenio Hernández Flores, quien le dio el visto bueno para conseguir un préstamo bancario de 50 millones de pesos, pagaderos a diez años, que convirtieron  en 114 melones ya con intereses.

El chistecito de Arturillo se acabó de pagar en diciembre del 2020 ¿cree el locuaz heredero de la industria maderera que ya se le olvidó a los victorenses?. Que ya se dejen de bromas. Los archivos se empiezan a desempolvar.

Lo bueno, lo celebrable de la posible postulación del talabosques, es que MC y él en lo particular, están muy lejos de una victoria. Posiblemente no les alcance ni para conservar el subsidio del gobierno del Estado. A lo muy lejos van de comparsa con el PAN.

El fin de semana también, en viernes, la clase política comió con la noticia de que el Gobernador Francisco García colocó en el arrancadero por la sucesión a su Secretario General de Gobierno, César Augusto Verástegui, a quien “placeó” por Villa de Casas. Se espera lo siga haciendo en giras por otras regiones, ciudades más pobladas.

Panegiristas de Jesús “El Arabe” Nader, alcalde de Tampico, aprovecharon el momento y lo quisieron acomodar en el juego por la sucesión, pero se les olvida el principal detalle: En el PAN no hay democracia, el “dedazo” es para uno y el secretario General está más cerca de los afectos, es el operador, sabe quién es quién en la geografía estatal.

Buenas intenciones  para el maquilador de ropa jaibo. Después del Barquito (límites con Altamira), nadie lo conoce. Bueno, sí los proveedores de Victoria a los que no quiso pagar deudas de la administración anterior, cuando llegó al gobierno con los vientos del cambio.

No importa mucho quien –ella o él- sea candidato al gobierno estatal, por partidos o independientes “maiceados”. La atención de los tamaulipecos está sobre Morena, el único que hoy tiene la etiqueta del triunfo en 2022.

Nos despedimos.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
//ActiveCampaign Tracking