Nacional

Muere Charlie Watts, baterista de The Rolling Stones

CIUDAD DE MÉXICO (EL UNIVERSAL).- Charlie Watts odiaba tocar en festivales, para él Glastonbury era incluso una pesadilla: «Nunca me gustó lo hippie, para empezar. No es lo que me gustaría hacer durante un fin de semana, lo puedo asegurar», decía.

Tampoco tenía una canción favorita de su banda, The Rolling Stones, simplemente porque ya no la escuchaba. En años recientes, coleccionaba cosas de jazz, baterías de grandes músicos como él, libros autografiados, de Agatha Christie, Graham Greene, Evelyn Waugh…

Así, el baterista de la agrupación británica, fallecido este martes a los 80 años, enmarcaba su rebeldía, oponiéndose al desenfreno: con sus vestimentas elegantes, tras una batería minimalista, lejos de la parafernalia y aún conservando su matrimonio de más de cinco décadas. Un rockero casado con la misma mujer, Shirley Ann, desde 1964.

En muchos sentidos, Watts era la antítesis de Mick Jagger y lo que simboliza el género que lo encumbró, pero también su mejor definición: ser tan genuino, tan cool, en un mundo de tentaciones, es también un acto de desobediencia.

Watts era un perfeccionista, una leyenda que envejeció bien, adaptándose a cada etapa de su vida, siempre sojuzgando un poco a su yo del pasado. «A medida que envejeces piensas: ‘¡Oh, Dios mío!’ No me gusta mirar las fotos. Creo que Bowie se ve bien. Por alguna razón, todos están hablando de David Bowie en este momento, pero se ve bien. Algunos otros no han resistido tan bien. Unos que estaban realmente ardiendo no lo han logrado. Puede pasarte factura sin que lo sepas o te preocupes en ese momento, porque no te importa cuando tienes entre 30 y 40 años», dijo el músico a The Guardian en 2013.

Legando en resonancia

Son innumerables los músicos que ven al Watts que él, con humildad, relegó. Los que aprendieron de su sello distintivo y personalidad.

«Empecé a tocar batería a los cinco años y Charlie fue uno de los que más me influyó, tocaba muchísimo con los discos de los Rolling Stones, por ejemplo ‘Sticky fingers’, ‘Black and blue…’ y aprendí mucho de esos discos y viendo videos de él tocando, para mí era un baterista con un gusto refinado», señala el baterista Antonio Sánchez, que resuena en el soundtrack de la película «Birdman».

Otro reconocido baterista, Chema Arreola, ve en esta leyenda a un músico elegante, de sencillez y economía sonora que nunca será igualada.

«Su firma es la omisión, quitar una nota en el contratiempo, en un patrón de rock común, lo que le dio a Charlie Watts lo que llamamos un groove o personalidad muy particular».

Pese a esa faceta taciturna, Watts se imponía. Se sabe que alguna vez encaró a Jagger por haber dicho «¿dónde está mi baterista?» Charlie le respondió: «No vuelvas a llamarme tu baterista. ¡Tú eres mi maldito cantante!».

«Era un caso muy curioso», explica Alejandro Otaola, de Santa Sabina y La Barranca. «La mayoría de los bateristas suelen físicamente ser muy hiperactivos, con mucha energía, y él, al contrario, transmitía una vibra de serenidad».

Lino Nava, de La Lupita, ve justo en ese equilibrio su genio: «Cuando lo veías, no sabías si estaba de buenas o malas, pero siempre en la batería era muy serio, había una ambigüedad que encantaba».

Paco Ayala, de Molotov, cree que esta pérdida sólo se asimilará con el tiempo, cuando se dimensione a un músico que destacó más allá de la parafernalia. «No quisiera pensar que es una situación apocalíptica pero a diferencia de muchos bateristas, él es considerado como uno de los mejores músicos que transmitía todo a través de la batería».

Alex Lora es contundente: «Tengo sentimientos encontrados, de mucha tristeza».

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
//ActiveCampaign Tracking