Elite

El tortuoso camino de «No Time To Die», la cinta más cara de Bond

Contacto/Agencias

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 30 (EL UNIVERSAL).- En las casi seis décadas que James Bond lleva en el cine se ha enfrentado a todo tipo de villanos; Dr. No, Goldfinger, Largo, Jaws, Le Chiffre, Mr. Hinx y una decena más que sin importar lo implacable que haya sido cada uno de ellos, el Agente Secreto al servicio de su majestad, ha vencido a todos.

Sin embargo, con la nueva década parece que un nuevo enemigo ha herido gravemente a Bond, el Coronavirus. Aún no se sabe si el golpe que recibió de esta nueva pandemia será mortal para la vida del personaje en el celuloide, eso lo determinará el tiempo que la nueva cinta «Sin tiempo para morir» esté en el cine.

Lo cierto es que si bien hasta antes de su estreno original, en el verano de 2019, esta era la apuesta para que MGM, el estudio que siempre ha estado detrás del proyecto pudiera salir de los problemas financieros, el Covid, parece haber dado la estocada final a un estudio que agonizaba y que veía en Bond, una de sus últimas posibilidades de resurgir.

James ha sufrido diversos contratiempos, quizá el primero de ellos fue la partida de su director original, Danny Boyle, quien tras dejar el proyecto que dirigiría, el estreno tuvo un pequeño retraso. Originalmente estrenaría en noviembre de 2019, pero con el cambio de director se aplazó hasta febrero de 2020.

Para esa nueva fecha el mundo ya estaba padeciendo los efectos que la pandemia por Coronavirus estaba provocando en la industria del entretenimiento. Eso hizo que la nueva película «No Time To Die» se retrasara una vez más, lo que no sólo significó una larga espera para los fans de esta franquicia, sino también pérdidas millonarias para el estudio que la creó.

La nueva fecha apuntaba a que se vería al agente secretó hasta abril de 2020, algo que tras el imparable contagio por Covid en el mundo hizo que el estreno se recorriera dos meses más, ubicándolo ahora en abril de ese año.

Según dió a conocer en julio del año pasado el sitio «The Hollywood Reporter», cada uno de los meses que pasaron sin que «No Time To Die» saliera a los cines MGM, productora encargada de las películas de James Bond, perdía un millón de dólares, sin incluir los contratos con marcas de joyería, relojes, autos y bebidas alcohólicas que mostrarían sus adelantos en esta película.

Aplazar el estreno, provocó que MGM no recibiera el dinero proveniente de la taquilla y, mientras eso pasaba, cada mes el préstamo que pidió al banco para financiar la película 24 del Agente 007, se encarecía pues además generaba más intereses para el estudio.

Este año la fecha en la que originalmente estrenará el filme era el dos de abril del 2021, algo que no sucedió tras la segunda y tercera ola de contagios que se vivió a nivel global. Para esa fecha, la producción que ya había gastado 12 millones de dólares extras por los aplazamientos que sumados a los 300 mdd que costó producirla, la ubica como la más costosa de la franquicia.

Aunque la incertidumbre por la fecha en que los cines reabrirían hizo que en algún punto el estudio considerara que el filme se fuera directamente a los servicios streaming, de haberlo hecho así, el estudio nunca habría podido tener la posibilidad de recuperar lo invertido.

Tras un nuevo aplazamiento, se dio a conocer que la fecha final para el estreno sería el 30 de septiembre. 

Según portales especializados en finanzas, «Sin tiempo para morir» necesita ganar cerca de 900 millones de dólares para recuperar lo invertido y ser rentable.

Llevar la última aventura de James Bond a la gran pantalla ha sido una tarea tan difícil de emprender que incluso el propio agente secreto icónico probablemente habría tenido problemas.

Desglosando esto, el costó inicial de la cinta era de 290 millones de dólares según el sitio Companies House en el Reino Unido, esta cantidad aumentó 260 millones más debido a los cargos por intereses. Ahora, justo en su estreno esos 260 millones se han convertido en 314 millones, y una vez que los costos de marketing se han agregado, «Sin tiempo para morir» ha costado alrededor de 623 millones de dólares lo que la convierte en la cinta más cara de James Bond.

La razón por la que el filme necesita obtener en taquilla un mínimo de 900 millones se debe a la división entre el exhibidor cinematográfico y los distribuidores de la película, y es probable que MGM espere tomar alrededor del 50 por ciento de cada dólar gastado en boletos de cine en todo el mundo, lo que significa que la película debe ganar al menos 928 millones.

Entre las películas de Craig, «Spectre» es la que más se acerca a esta cifra con un presupuesto propio de 250 millones de dólares, a esta le siguió «Skyfall» y «Quantum of Solace» costaron 200 mdd, así como «Casino Royale» con un presupuesto de 150 mdd.

En taquilla estos mencionados filmes han tenido siempre cifras bastante favorables, las dos últimas cintas de Bond, «Skyfall» y «Spectre», ganaron mil millones y 880 millones de dólares respectivamente, pero actualmente ninguna cinta estrenada en la pandemia ha llegado a sobrepasar la cifra de los 700 millones.

«Fast and Furious 9», que es una de las más exitosas del verano hasta ahora, ha ganado 700 millones desde su lanzamiento en junio, mientras que la entrega anterior rompió con mil millones.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
//ActiveCampaign Tracking