Editorial

CONFIDENCIAL.

Por ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA.

Arreglado Morena; ¿Y el PAN?

Los pronósticos se cumplieron y Américo Villarreal Anaya será el candidato de Morena a la gubernatura del estado.

Las encuestas ordenadas por la dirigencia nacional del partido guinda, confirmaron las tendencias a favor del senador, e hijo de uno de los gobernadores mejor recordados por los tamaulipecos: el ingeniero Américo Villarreal Guerra.

Ahora será interesante saber cuáles son las reacciones de quienes ya se sentían con la candidatura en la bolsa, como es el caso de Rodolfo González Valderrama. Desde que el extitular de Radio Televisión y Cinematografía (RTC), fue designado superdelegado federal en Tamaulipas, advertimos aquí que lo estaban sacando de la competencia, aunque él se aferró a lo contrario.

La primera tarea de Villarreal Anaya, y de la dirigencia del partido, será cicatrizar las heridas que produjo la competencia interna. Si lo logran, Morena estará ampliando las posibilidades de ganar la gubernatura.

El punto es que, definido el galló morenista, ahora los reflectores se enfocan hacia el cuartel panista, donde las aguas siguen muy revueltas e impiden ver con claridad hacia donde apuntará el dedo del gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca.

Porque esa es la realidad en el PAN: la decisión del candidato a la gubernatura la tomará el mandatario estatal. Cualquier ejercicio de consulta será simple protocolo o simulación democrática.

Ante ese escenario, y conociendo la volatilidad complicada del carácter de Cabeza de Vaca, cualquier cosa puede suceder. Como le decía aquí, aquella vez que Gerardo Peña Flores anunció su declinación en favor de Cesar, “El Truco”, Verástegui: no hay nada para nadie.

Por supuesto que, si el sentido común y la lógica se impusieran, el candidato panista debería ser Verástegui Ostos.

El todavía secretario general de Gobierno es el único que puede evitar que Morena arrase con el PAN en las urnas. Las encuestas colocan al partido guinda con 30 puntos arriba del PAN.

Los números y la percepción social ubican a “El Truco” como el mejor evaluado de los aspirantes panistas, pero, insisto, Cabeza de Vaca no siempre actúa en base a la lógica.

Sus decisiones siempre han sido en razón de sus intereses y convicciones, y eso podría inclinar su preferencia a favor de cualquier otro que no sea Verástegui.

A todo ello, hay que sumarle que, hacia dentro y fuera del PAN sigue cobrando fuerza la versión de que las cúpulas del partido entregaron, desde ahora, la elección en favor de Morena.

El desenlace que ha tenido el asunto del desafuero ha generado bastante sospechosismo.

Son demasiados los indicios que apuntan hacia allá, que solo falta la postulación de un candidato a modo para confirmarlo.

Insisto: esa es la versión que circula entre la militancia panista, y por consecuencia se percibe desánimo y derrotismo anticipado.

EL RESTO.

MARON, ¿AL SENADO? – El pasado martes, la Diputación Permanente autorizó licencia para separarse del cargo, a dos diputados del PAN: Edmundo José Marón Manzur y Sandra Luz García Guajardo.

El hecho generó sorpresas en el escenario político local y provocó interrogantes, sobre todo en el caso del primero porque es el suplente del senador, Ismael García Cabeza de Vaca.

¿Marón pidió licencia porque Ismael hará lo mismo en el Senado? ¿La licencia de Maron para ir al Senado es una señal en favor de Ismael, en su lucha por la candidatura del PAN a la gubernatura?, son dos preguntas que se hace la militancia panista.

Por supuesto que también avivó la rumorología la licencia solicitada por García Guajardo, cuya cercanía política con el senador siempre ha sido pública.

ASI ANDAN LAS COSAS.

roger_rogelio@hotmail.com

Show More

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also
Close
Back to top button
error: Contenido exclusivo de Contacto!!