Editorial

CONFIDENCIAL.

Por ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA.

Que no le digan, que no le cuenten.

En el asunto de la eliminación del reemplacamiento vehicular, que trae enfrentados a Morena con el PAN y el gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca, lo mejor es, que no le digan, que no le cuenten.

No se deje engañar por el discurso que rodea a la polémica desatada desde el pasado lunes, cuando el mandatario estatal hizo uso de su facultad legal para vetar el decreto expedido por la legislatura local, para eliminar la obligación de los automovilistas de pagar cada tres años su canje de placas.

Lo mejor que podemos hacer como ciudadanos es investigar un poco, para que no nos sigan confundiendo.

Veamos: la bancada de Morena impulsó la iniciativa de decreto que derogó, el pasado siete de diciembre, el inciso “B” de la fracción uno, del artículo 73 de la Ley de Hacienda del Estado, donde se establecía como una obligación de todo propietario de una unidad motriz, pagar nuevas placas cada tres años.

Los diputados del partido guinda justificaron la acción legislativa con el argumento de que, ello ayudará a la economía de las familias tamaulipecas, sobre todo ahora en que ha sido duramente golpeada por la pandemia del Covid-19.

El problema es que, el costo de las placas es de ¡448 pesos!, y se pagan cada tres años. Es decir, el ahorro real para cada automovilista será de apenas ¡149 pesos al año!

Vale preguntarnos: ¿nos sirve de algo ahorrarnos esos 149 pesos?

Por el lado del PAN y del gobierno del estado, se argumenta que, al eliminar el canje de placas el gobierno del estado dejará de recibir ingresos por 317 millones 700 mil pesos.

Aseguran que, esos recursos son destinados para subsidiar diversos programas sociales, algunos de ellos relacionados con la seguridad pública. Dicen que, por ejemplo, de ahí sale para la operatividad de Los Ángeles Azules, la corporación que da auxilio a los automovilistas en carreteras; y para subsidiar comedores comunitarios y otros apoyos sociales.

Además, en el documento con el que veta el polémico decreto, el gobernador señala que: “la estrategia de seguridad está estrechamente conectada con el control vehicular, como una forma de prevención y persecución de los delitos, ya que el emplacamiento tiene que ver en esencia con el registro vehicular, el cual debe considerarse como un instrumento de seguridad ya que es una herramienta eficaz para el combate del delito”.

Morena contesta que, eliminar el canje de placas no causa prejuicio al estado, porque el gobierno puede recuperar esos recursos ajustándose el cinturón en otros rubros, como el mantenimiento de la casa de gobierno y el gasto en comunicación social, mientras que desde el lado oficial insisten en que, sin ese ingreso tendrán que descobijar diversos programas sociales.

“Saldrá más caro el caldo que las albóndigas”, advierten.

Por eso es importante que tengamos datos duros al respecto, porque así podremos formarnos un criterio respecto al tema.

Sobre todo, porque es un asunto que seguirá siendo polémico en las semanas por venir, toda vez que el Congreso lo desahogará hasta la segunda quincena de enero del 2022, cuando inicie un nuevo periodo ordinario de sesiones.

Mientras tanto, los partidos políticos confrontados seguirán usando el asunto con fines electorales. 

Solo como apunte, el reportero es apolítico. Jamás ha pertenecido ni simpatizado con algún partido. La aclaración es necesaria, porque luego hay políticos que a todo le quieren ver sesgo partidista.

“Es que tú eres panista”, me dijo en días recientes un diputado de Morena, por una crítica en relación a una iniciativa que presentó, y que era un refrito de otra aprobada en una entidad vecina.

ASI ANDAN LAS COSAS.

roger_rogelio@hotmail.com

Show More

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also
Close
Back to top button
error: Contenido exclusivo de Contacto!!