Editorial

CONFIDENCIAL.

Por ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA.

Les aguitaron la fiesta

Este viernes reciente quedó definida la conformación de las bancadas parlamentarias de la 65 legislatura del Congreso del Estado que iniciará su ejercicio el uno de octubre, y la novedad es que, como ya lo habíamos adelantado aquí en días recientes, Morena no tendrá el control absoluto de los órganos de poder y particularmente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo).

Luego de que el Instituto Electoral de Tamaulipas (Ietam) hizo el reparto de las 14 diputaciones plurinominales que estuvieron en disputa en la elección del pasado seis de junio, Morena se quedó con cuatro, el PAN con 7, el PRI con dos y Movimiento Ciudadano con una.

De esa manera, sumados los 4 asientos plurinominales que le correspondieron y los 14 de mayoría que ganó directamente en las urnas, la bancada morenista solamente tendrá 18 diputados, lo que le impide alcanzar la mayoría absoluta que exige la ley para poder tener el control absoluto de la Jucopo. Le hizo falta un diputado para lograrlo.

Eso significa que Morena tendrá que rotar la presidencia de la Jucopo con el Partido Acción Nacional (PAN), que tendrá 13 legisladores, al sumar 6 de mayoría y 7 plruinominales.

El hecho tiene relevancia, porque la Junta de Coordinación Política es el principal órgano de poder del Congreso del Estado. Ahí se toman las decisiones más importantes que competen al Poder Legislativo, incluida la agenda de las asambleas plenarias.

Desde luego que, a su favor Morena tiene el hecho de ser la bancada mayoritaria, algo que es bastante valioso porque le permitirá bloquear o impulsar las iniciativas que sean de su interés.

Para los intereses ciudadanos me parece sano que se haya dado ese equilibrio en la integración de la siguiente legislatura. Todo exceso es malo, y en el caso del Congreso del Estado la historia nos revela lo dañino que ha sido para la sociedad la concentración de poder en un solo partido.

A partir de octubre las decisiones tendrán que ser más consensuadas. Por fin, una bancada podrá ponerle freno al partido en el poder cuando intente aprobar, por sus pantalones, alguna iniciativa, u otorgar algún nombramiento de magistrado, o de cualquier otro cargo en cuya designación es obligado el aval del Congreso.

De ello podemos inferir entonces que los ciudadanos saldremos ganando. Esperemos que así sea.

Vale recordar, también, que en un acto que pudiera calificarse como un “agandalle”, la actual legislatura reformó la Constitución local para dos cosas vitales en el funcionamiento del Congreso del Estado: una, la presidencia de la mesa directiva tendrá que ser rotada entre los partidos políticos; y dos, en el proceso de reforma a la Constitución los alcaldes tendrán voz y voto, porque sin ello no podrá avanzar ninguna modificación a la Carta Magna.

Eso y la rotación de la Jucopo significan un freno de mano para Morena. Los panistas les aguitaron la fiesta.

EL RESTO.

SIMPLE TRAMITE. – El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), el zacatecano, Raúl Ramírez Castañeda, será el Fiscal Especializado en Combate a la Corrupción de Tamaulipas.

Solo falta agotar el procedimiento legislativo para que quede ungido como el nuevo Zar Anticorrupción. Este lunes el dictamen respectivo quedará listo para ser llevado ante el Pleno en una sesión extraordinaria que podría realizarse esta misma semana.

Ante el Congreso del Estado se registraron otros cinco aspirantes al cargo en atención a la convocatoria pública respectiva, pero en realidad todos ellos saben de antemano que no tenían la mínima posibilidad de resultar electos. Casi todos son servidores públicos, algunos pertenecientes a la misma Fiscalía Anticorrupción, y que se registraron porque así se los indicaron.

ASI ANDAN LAS COSAS.

roger_rogelio@hotmal.com

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
//ActiveCampaign Tracking