Editorial

CONFIDENCIAL

Por ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA.

Mueven el fichero del PAN para el 2022.

LOS CANDIDATOS DEL 2022.- A querer o no, la embestida política enderezada contra el gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca, desde Palacio Nacional, ya movió las posiciones de aquellos panistas que venían sonando como prospectos firmes para competir por la gubernatura en el 2022.

Independientemente de cuál vaya a ser el desenlace de la telenovela política del desafuero del mandatario tamaulipeco, las posiciones de los candidateables ya se movieron del lugar.

Aquellos que eran considerados como el “Plan B” del panismo tamaulipeco, hoy figuran como los que tienen mayores posibilidades de ser los elegidos para contender por la oficina principal de Palacio de Gobierno.

Es el caso, por ejemplo, de Gerardo Peña Flores, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado.

Sin embargo, su suerte depende, hoy más que nunca, de que gane este 6 de junio la diputación federal por la cual está compitiendo. Si fracasa ya se podrá despedir también de la gubernatura.

Otros que ni siquiera aparecían como prospectos, de pronto ya están en la lista de posibles, como sucede con Jesús Nader, el alcalde de Tampico. Igual que Peña, su futuro político depende de cómo le vaya en la elección en puerta.

Bueno, aunque parezca descabellado, hasta el expriista, Oscar Almaraz Smer, ya aparece en la lista de prospectos para abanderar al PAN en el 2022.

Para desfortuna del empresario hamburguesero , trae cargando una pesada loza encima con el asunto de la desaparición de cientos de millones de pesos, de cuotas del IPSSET, de cuando fue secretario de Finanzas en el gobierno de Eugenio Hernández Flores.

A Almaraz no le gusta que le pregunten de eso, pero el tema ahí está, latente y amenazante.

Otro prospecto que se ha sumado a la lista panista es el alcalde con licencia de Nuevo Laredo, y quien hoy busca una diputación local, Óscar Enrique Rivas Cuellar.

El asunto es que, como le decía, todo este embrollo del desafuero vino a mover el fichero del partido blanquiazul para cuando lleguen las fechas de las definiciones para el 2022.

APRIETAN. – Por cierto, en la víspera de la elección del seis de junio, Morena buscará exprimirle todo el jugo electoral posible al asunto del desafuero en Tamaulipas.

Este domingo, el coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal Avila, amenazó nuevamente con desaparecer los poderes públicos de Tamaulipas, bajo el pretexto de que el Congreso del Estado no acató el desafuero del mandatario estatal.

La realidad de las cosas es que Monreal y compañía saben perfectamente que no hay condiciones para dar ese paso.

Mientras no haya otra resolución de la SCJN que eche abajo la del ministro, Juan Luis González Alcántara, en la que avaló la resolución de la legislatura tamaulipeca, cualquier acción legal que se quiera emprender no tiene futuro.

Mediáticamente el tema puede serle rentable a Morena para hacer ruido y manipular a un sector de la sociedad, pero en lo jurídico las posibilidades de que avance son nulas.

Contra lo que Monreal y compañía señalen, la última palabra la tendrá el máximo tribunal constitucional del país. A partir de lo que resuelva en los siguientes días se decidirá el futuro de la gobernabilidad en Tamaulipas. 

El resto es show mediático para manipular masas.

Lo peor de todo es que, tampoco ahí parecen estarle resultando las cosas a Morena, porque muchos tamaulipecos ven como víctima a Francisco García Cabeza de Vaca.

CHAVIRA, COMO SIEMPRE. – Aquí lo hemos advertido en varias ocasiones: Francisco Chavira Martínez, es el prototipo del político que detesta la sociedad. Es el típico personaje que ve la actividad política como herramienta o vía para acumular poder y riqueza.

En 2016, como candidato independiente a la gubernatura, declinó en favor del entonces abanderado del PAN. A cambio, recibió la Secretaría del Trabajo para una de sus hermanas, entre otros muchos beneficios.

Este lunes, el hombre salió a anunciar el apoyo de “Ruta 5”, una fantasmagórica organización social de la que dice ser secretario general, en favor del candidato a la alcaldía de Victoria, Eduardo Gattas.

¿Qué busca recibir a cambio? Seguramente nunca lo sabremos porque Gattas no ganará la elección, pero Chavira busca espacios de poder en el Ayuntamiento.

Lo peor de todo es que el neolaredense carece de un capital político que pueda incidir en la balanza electoral, aunque haya ingenuos que creen lo contrario.

Por personajes como este es que la sociedad no confía en los políticos ni en los procesos electorales.

ASI ANDAN LAS COSAS.

roger_rogelio@hotmail.com

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
error: Contenido exclusivo de Contacto!!
Cerrar
//ActiveCampaign Tracking