Editorial

CONFIDENCIAL.

Por ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA.

Hay de miedos a miedos.

Sin darnos cuenta, los tamaulipecos dejamos atrás el miedo a la inseguridad generada por la delincuencia, para dar paso a un miedo más intenso, que es al contagio del coronavirus.

Pareciera una simpleza, pero no lo es. Hace apenas unos cuantos meses nuestra principal y mayor preocupación para con nuestra familia y uno mismo, era ser víctima de la delincuencia.

La insistente recomendación a nuestros hijos era no llegar tarde a casa, seleccionar muy bien a sus amistades, y evitar concurrir a sitios de alto riesgo, entre ellos los antros.

Bueno, les pedíamos incluso que, al asistir a un restaurante o un antro, no se sentaran en las ventanas que dan a la calle, por aquello de que pudiera originarse una balacera.

La llegada a casa no debería ser más allá de las 12 de la noche. Hacerlo después de esa hora era retar al peligro y hasta la muerte.

Salir a carretera, sobre de todo de noche, era someterse a un estrés extremo, por el riesgo de ser asaltado, secuestrado o asesinado.

De pronto, como le decía, sin darnos cuenta, la situación cambio, para mal. De unos meses hacia acá, prácticamente no nos acordamos de la inseguridad. No porque no la haya, sino porque por encima de ella hay un peligro más cercano y más letal: el Covid-19.

Hoy, nuestros temores están centrados en un eventual contagio propio o de nuestros seres queridos.

Ahora el miedo a salir de casa no es por los delincuentes que acechan en las calles o por el riesgo de quedar atrapado en una balacera. El temor de ahora es a que ese enemigo, silencioso e invisible, que es el virus, nos ataque sin darnos cuenta.

El miedo es mucho más grande porque se trata de un virus de efectos impredecibles: mientras a unos no les ocasiona la mínima molestia, a otros les causa la muerte.

De hecho, el virus representa una amenaza mayor que la inseguridad pública, porque el Covid-19 puede entrar a nuestros hogares sin percibirlo, mientras que con la delincuencia basta con mantenerte alerta y alejado de factores de riesgo para evadirlo.

En suma, estamos viviendo como sociedad una crisis sin precedente. 

Frente a ello, lo único que nos queda es asumir cada uno su responsabilidad. Hagamos lo necesario para cuidarnos y reducir al mínimo el peligro de contagio de la enfermedad.

Dejemos que los Gobiernos hagan su tarea. Bien o mal hecha, pero que la hagan. Nosotros hagamos la propia.

Pero, sobre todo, valoremos lo que tenemos. Disfrutemos cada momento y evitemos, hasta donde sea posible, que ese miedo haga estragos en nuestra salud. Tengamos fe en que pronto podremos retornar a la ansiada normalidad.

EL RESTO.

¿POR QUE HASTA AHORA? – En la víspera de cada elección, se ha convertido en algo normal el brote de manifestaciones públicas por parte de presuntas organizaciones sociales, para hacer algún reclamo a los Gobiernos en turno.

Una de esas organizaciones es la que se autonombra, “Antorcha Campesina”, cuyos dirigentes viven en la opulencia, con residencias y vehículos de lujo, mientras sus seguidores son los más pobres de la sociedad.

Este martes, integrantes de esa asociación cerraron la avenida “17” en Ciudad Victoria, frente a las oficinas del Instituto Nacional del Suelo Sustentable, para exigirle al Gobierno federal la regularización de cientos de lotes en la colonia Esfuerzo Popular.

El reclamo es válido, por supuesto, pero lo que hace levantar la ceja a muchos es que las protestas sean hasta ahora cuando esa colonia lleva años de existencia.

DE ESTRENO. – La diputada Yahleel Abdala Carmona, se estrenó ayer como diputada panista.

Ya sabemos la historia: la neolaredense renunció al PRI para pasarse a las filas del PAN, luego de que le prometieron postularla como candidata a la alcaldía de Nuevo Laredo.

En la sesión del Pleno Legislativo, celebrada este miércoles, Abdala emitió sus primeros votos como parte de la bancada blanquiazul.

Extrañamente, la muchacha se mantuvo callada durante toda la parlamentaria y evitó subir a tribuna.

ASI ANDAN LAS COSAS.

rogelio_rogelio@hotmail.com

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
//ActiveCampaign Tracking