Editorial

CONFIDENCIAL

Por ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA.

El que a dos amos sirve…

Dice el refranero popular que, “el que a dos amos sirve, con uno queda mal”. 

Y dice bien, porque el adagio les queda como anillo al dedo a los diputados federales tamaulipecos de Morena, PT y el PES.

Por lo menos eso quedó demostrado, ayer, cuando desdeñaron y despreciaron la convocatoria del gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca, para participar en una reunión en la que se analizaría la lucha de Tamaulipas por más presupuesto federal para el ejercicio fiscal 2021.

Diputados como Erasmo González Robledo, Armando Zertuche, Olga Sosa Ruiz , Adriana Lozano Rodríguez, Héctor Joel Villegas González , Olga Juliana Elizondo Guerra y Nohemí Hernández Alemán, simplemente brillaron por su ausencia.

¿Por qué no asistieron? Facilito: porque de haberlo hecho habrían desatado el enojo de sus coordinadores en la Cámara de Diputados, y desde luego del presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Algo que por supuesto no les conviene, y menos cuando muchos de ellos buscarán reelegirse por otros tres años en su curul, o bien ser candidatos a gobernar el municipio del que son originarios.

El problema para todos ellos es que, al no asistir a la reunión quedaron bien con uno de sus amos, pero a la vez quedaron mal con el otro, que son los tamaulipecos a quienes se supone representan en la más alta tribuna legislativa del país.

Ese es el problema de servir a dos amos, como dice la sabiduría popular.

El hecho deja claro, una vez más, que a nuestros disputados pocos les interesan los ciudadanos. Para casi todos (porque siempre habrá sus excepciones) la prioridad son sus ambiciones personales.

Todos ellos saben que si quieren mantenerse activos deben estar prestos para defender las políticas públicas del Gobierno federal, aunque muchas de ellas rayen en el absurdo. Cualquier insinuación en contra, por mínima que sea, puede representar la muerte política.

Por otra parte, a todos ellos se les olvida la calidad de independiente que tiene el Poder Legislativo, al que pertenecen, frente al Ejecutivo. Es cierto que deben solidarizarse con Morena y con el mandatario federal, pero también es real que en el caso particular su obligación está con los tamaulipecos.

En lo personal, me parece que el reclamo del Gobierno tamaulipeco, en el tema del reparto del presupuesto federal para el 2021, es justo.

Si Tamaulipas es el segundo Estado del país que más ingresos tributarios le allega a la federación, es justo que reciba más presupuesto. 

Por eso es necesaria la solidaridad de los legisladores federales.  Lamentablemente, como le decía, por lo menos en el caso de los representantes de Morena, PT y el PES, puede más el interés propio que el de los ciudadanos.

Es algo que los tamaulipecos deberemos recordar el 6 de junio próximo. Que no se nos olvide.

EL RESTO.

CAMBIOS.- En el Poder Judicial del Estado, que tutela Horacio Ortiz Renán, están realizando una especie de restructuración tanto en áreas administrativas como jurisdiccionales.

Lo malo del asunto es que en ese proceso se están desprendiendo de gente valiosa, con una trayectoria bastante amplia y con una capacidad a toda prueba.

Llama la atención, por ejemplo, la salida de Roberto Montoya, director del Centro de Mecanismos Alternos de Solución de Conflictos.

El reynosense es uno de los más reconocidos profesionistas en su área a nivel nacional, por eso sorprendió su salida del Poder Judicial.

El gran pendiente en el Poder Judicial sigue siendo la designación de tres Magistrados.

ASI ANDAN LAS COSAS.

roger_rogelio@hotmail.com

Show More

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Close
Back to top button
error: Contenido exclusivo de Contacto!!
Close