Editorial

CONFIDENCIAL

Por ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA

Los victorenses seguimos esperando

LE DAN CON TODO.- A la diputada federal Nohemí Alemán Hernández no le está yendo nada bien desde que renunció a la bancada del PAN para pasarse a la de Morena.

Por un lado, el recibimiento que tuvo entre los morenistas no fue el que se esperaba, porque encontró bastantes caras desconfiadas. Creen que solamente llega para espiarlos.

Luego, por otra parte, desde el PAN tamaulipeco ha recibido una lluvia de reclamos y acusaciones, que no la bajan de traidora, infame e ingrata.

Así, por ejemplo, el pasado fin de semana, la diputada local panista Roxana Gómez Pérez, difundió en sus redes sociales un video en el que la acusa de malagradecida.

La riobravense se le fue con todo: “Hay que ser muy ingrato para traicionar a quien le brindó un espacio envidiable, para traicionar al partido que le dio la gran oportunidad que ahora disfruta la señora”.

Consideró infame el argumento de la legisladora federal, de que dejó al PAN porque no se sentía arropada, y señaló que miente cuando se admite como diputada ciudadana.

“Si se autonombra como diputada ciudadana, lo lógico y congruente es que se hubiera declarado sin partido” indicó, al tiempo de recordar aquella sentencia popular que dice: “el que traiciona una vez, traiciona dos veces”.

LAS MENTIRAS DE RIGO.- A otro diputado que también le está yendo mal es al morenista Rigoberto Ramos Ordóñez.

En medio de la pandemia por el Covid-19, el integrante de la Sexagésima Cuarta Legislatura del Congreso del Estado, ha dicho una y otra vez que donaría su sueldo íntegro en favor de las familias más vulnerables.

Sin embargo, nos dicen que no hay constancia de ello, porque su sueldo de poco más de 80 mil pesos mensuales lo sigue recibiendo puntualmente.

El hecho llama doblemente la atención, porque si de algo presume Ramos es de su riqueza multimillonaria. Tanto es su egocentrismo y vanidad que sus compañeros lo llaman “Ricky Ricón”.

El hombre quiere ser Alcalde de Reynosa bajo el cobijo de Morena, y en busca de ese objetivo, ha hecho alianzas con Alejandro Rojas, el polémico personaje que busca la dirigencia nacional de Morena.

En razón de esa alianza, las posibilidades de Ramos, de ser el próximo Presidente Municipal de Reynosa, son tantas como las que tiene Rojas de ser el próximo líder nacional de Morena.

Por lo demás, su rendimiento como diputado local no ha sido algo así como para presumir. Sus intervenciones en tribuna han destacado más por sus posiciones agresivas contra el Gobierno estatal, y no por alguna acción legislativa que vaya en beneficio de los tamaulipecos.

SEGUIMOS ESPERANDO.- Más allá de que nos hayamos equivocado terriblemente, eligiendo como Alcalde a Xicoténcatl González Uresti, los victorenses seguimos esperando que el Gobierno del Estado le dé a la Capital de Tamaulipas la atención que se merece.

Ciudad Victoria vive un atraso terrible, que solamente podrá revertirse con apoyos extraordinarios que salgan desde las arcas estatales. 

A diferencia de los municipios fronterizos y los del sur del Estado, que además de sus participaciones federales y estatales tienen otras fuentes de ingresos económicos, la Capital depende solamente de lo que le aporten los Gobiernos federal y estatal.

Ante esa situación, la única forma de que Victoria avance y se modernice, es que haya voluntad y decisión de apoyo de ambos Gobiernos. Esperemos que ese día llegue pronto, porque cada vez es mayor el deterioro de la urbe que es asiento de los poderes estatales.

NO PUEDE RENUNCIAR.- El diputado local panista, Arturo Soto Alemán, retó públicamente a sus pares de Morena, en la legislatura local y en la federal, a que debatan el presupuesto federal del 2021. Quiere demostrarles lo injusto que es el presupuesto federal para Tamaulipas. Dice que si pierde renunciará a su asiento en el Congreso del Estado.

El ejercicio propuesto por Soto es interesante. Seguramente ganaría el debate, sobre todo porque efectivamente el reparto de los recursos federales es inequitativo para Tamaulipas. La entidad le acerca muchos ingresos a la federación y a cambio recibe muy poco.

El problema es que Soto equivoca su reto: los cargos de elección popular son irrenunciables.

ASI ANDAN LAS COSAS.

roger_rogelio@hotmail.com

Show More

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Close
Back to top button
error: Contenido exclusivo de Contacto!!
Close

Que no se te pase la nota

Cada mañana, recibe el contenido mas relevante en tu correo.