Editorial

CONFIDENCIAL.

Por ROGELIO RODRIGUEZ MENDOZA.

Rivas y los profes.

EL MEJOR ALCALDE.- Enrique Rivas Cuéllar, rindió ayer su segundo informe como Alcalde de Nuevo Laredo.

En realidad fue su cuarta comparecencia ante los neolaredenses, porque está ejerciendo su segundo mandato consecutivo  (el primero de dos años) al frente del municipio fronterizo más importante y próspero del país. 

Los ciudadanos de Nuevo Laredo tomaron una buena decisión en las urnas cuando lo reeligieron para un segundo periodo de tres años. El primero fue de 24 meses. 

La inversión en educación y obra pública no tiene precedentes. Son los rubros más beneficiados.

Desde el 2016, el Gobierno municipal construye una escuela cada año. Es el único municipio de Tamaulipas con ese logro.

En obra pública, durante el 2019 fueron invertidos 60 millones de pesos en 23 obras , entre las que destacan los rubros de agua potable, drenaje sanitario y electrificación.

En materia de deuda pública, Nuevo Laredo también destaca: en 2016 la deuda era de 942 millones 986 mil 692 pesos, y al pasado mes de agosto ascendía a  660 millones 961 mil 662 pesos, con una reducción del 29.1 por ciento.

Rivas también es el edil más destacado en la aplicación del protocolo sanitario para enfrentar la pandemia del covid-19.

Por todo ello, está convertido en el mejor de los 43 Alcaldes tamaulipecos.

MANO NEGRA.- La sección 30 del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), que encabeza Rigoberto Guevara Vázquez, dio un manotazo en la mesa para frenar el reparto de plazas vacantes por parte de la Secretaría de Educación de Tamaulipas (SET).

La organización sindical argumentó la existencia de muchas irregularidades en el proceso de cambios para el 2020-2021, porque entre las plazas que serían asignadas había muchas que no fueron convocadas.

Dicho en palabras llanas y lisas, lo que el SNTE denuncia es que había “mano negra” en el reparto de esos espacios.

“La Coordinación Estatal del Servicio Profesional Docente está contraviniendo al Secretario de Educación de Tamaulipas, Mario Gómez Monroy, al tomar decisiones unilaterales con criterios que lesionan los derechos de los trabajadores de la educación de Tamaulipas” advirtió Guevara.

Ante la queja, la SET optó por frenar el proceso de asignación de plazas.

La gran pregunta es: ¿la protesta del SNTE es genuina o el manotazo es solo porque no lo tomaron en cuenta en el reparto?

Ningún secreto es que, durante décadas la organización sindical y la SET se repartían las plazas disponibles para entregarlas a quienes los altos mandos decidían, sin importar que el beneficiario cumpliera con los requisitos de ley o reglamentarios.

Ojalá que el reclamo tenga una motivación de auténtica defensa de los derechos de los profes.

¿Y LA ELECCION? Ahí mismo, en la sección 30 del SNTE, la tardanza en la emisión de la convocatoria para renovar el Comité Seccional comienza a desesperar a los grupos de poder.

Por más que desde México insistan en que no hay condiciones para iniciar el proceso electoral, los profes tamaulipecos andan desesperados por elegir a su nueva dirigencia.

La efervescencia es azuzada por aquellos que se sienten con derecho y méritos para disputar el asiento que hasta hoy ocupa el matamorense, Rigoberto Guevara.

Esa desesperación es entendible porque, como ya hemos dicho, lo que está en juego representa un enorme poder económico y político.

Algo tendrá que hacer la dirigencia nacional para apaciguar los ánimos entre el magisterio tamaulipeco.

ASI ANDAN LAS COSAS.

roger_rogelio@hotmail.com

Show More

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Close
Back to top button
Close

Que no se te pase la nota

Cada mañana, recibe el contenido mas relevante en tu correo.