Alberto GuerraEditorial

C R Ó N I C A S P O L Í T I C A S

     Por Alberto Guerra Salazar

CIUDAD VICTORIA, (ASI).— Una agria discusión entre dos ex amigos a quienes la política separó, exhibió la pobre formación de algunos presidentes municipales. Ocurrió en San Fernando y produce honda pena el bajo nivel de su (im)preparación.

El episodio ocurrió en dos tandas. Llega una muchedumbre al palacio municipal de San Fernando, exigiendo que se atiendan sus reclamos. Ocuparon todos los espacios, vestíbulos, oficinas, escaleras.

Cansados de esperar, abandonaron el inmueble pero permanecieron en la calle, vociferando. El presidente municipal José Ríos Silva salió a encararlos, los insultó y le respondieron, pero las cosas no pasaron a mayores.

Al día siguiente, (tanda número dos), un activista social identificado con el PRI, Jesús Galván García, viejo amigo y compañero de estudios de Pepe Silva, llegó al palacio municipal y subió a la oficina principal, para encararlo.

Llegó con afán rijoso pues no quiso hacer antesala sino que entró abruptamente a la oficina, sin anunciarse, y pidió a las personas que conversaban con el edil, que se salieran.

Pepe Ríos Silva entró en pánico y ordenó que nadie se fuera, “para que me sirvan de testigos”, pues adivinó que iban a reclamarle en tono violento y tal vez hasta querrían intentar agredirlo físicamente.

Jesús Galván García no lo saludó de mano como acostumbran hacerlo los amigos y Pepe ni se preocupó por ponerse de pie para atenderlo, siguió manipulando su teléfono celular e inclusive empezó a video-grabarlo ostentosamente.

Desde las primeras palabras, Jesús le echó el caballo encima, lo llenó de insultos, le hizo reclamos y le ofreció mostrarle documentos que supuestamente comprueban que él no falló en la construcción de algunos cuartos propiedad del Ayuntamiento.

El disgusto del visitante inesperado, es porque cuando el presidente municipal salió a la calle para responder a los reclamos de la muchedumbre indignada por las deficiencias de su gestión, lo señaló a él como presunto infractor de la ley, además de que repartió recordatorios maternales a granel.

El presidente municipal se arrellanó en el sillón y su nerviosismo lo hacía aflojarse el tapa-bocas por el lado derecho y volvérselo a poner, dando la impresión de querer hundirse hasta desaparecer.

Se cansó Jesús Galván García de llamarlo ndejo sin que la primera autoridad de San Fernando atinara a exigirle respeto, simplemente bajaba la vista y movía la cabeza de un lado a otro.

La retahíla de insultos duró casi media hora y había momentos en que parecía que Jesús iba a lanzársele encima, pero fueron puros camucos.

Finalmente, alguien se apiadó de la situación embarazosa y salió discretamente de la oficina, para llamar a los policías estatales del primer piso y hacerlos subir, para que pusieran orden.

Seguramente los uniformados conocían que Galván es de armas tomar, pues lo trataron con delicadeza al invitarlo hasta con caravanas, a abandonar el recinto, aunque él no dio señales de querer hacerlo.

Se enfrascaron en escaramuzas verbales y finalmente el enardecido visitante se encaminó a la salida, pero antes amenazó con todas sus palabras al presidente municipal: “cuando termine tu encargo, arreglaremos esto como hombres”, y se fue, dejando un olor a azufre.

Empequeñecido, humillado, atemorizado, presa del espanto, Pepe Ríos Silva apenas pudo balbucear un “adiós, que te vaya bien, cuídate”, y Jesús se lo correspondió con un estentóreo “Dios te bendiga”.

Mientras tanto, el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca atendió ayer en Tampico la visita de los Gobernadores de Coahuila, Nuevo León, Durango y Michoacán, que debatieron en privado sobre salud y economía.

Por cierto, el presidente municipal de Matamoros Mario Alberto López Hernández pidió al gobierno del Estado, que le eche la mano tramitando más restricciones al acceso por el puente internacional, de estadounidenses.

El maestro López Hernández teme que aumente el flujo de extranjeros debido a que el gobierno del Tío Sam aflojará desde hoy las restricciones de movilidad para sus paisanos, y que traigan con ellos la contaminación a Matamoros.

Son muchos los residentes de ciudades del otro lado del Río Bravo, que visitan Matamoros para hacer ahorros en compras de alimentos, consultas médicas, ropa, calzado y medicamentos.

Matamoros ocupa el segundo lugar estatal en contagios, debido a que los ciudadanos no atienden las recomendaciones de los médicos, de permanecer resguardados en sus casas y tampoco respetan las reglas de higiene personal.

También es noticia de escándalo la especulación que hacen comerciantes con el precio de la cerveza, pues los consumidores pagan varias veces el precio original, por un paquete de seis, debido a que escasea esa bebida.

Otra mala noticia es el fallecimiento del actor, cantante y compositor Óscar Chávez, presumiblemente víctima del Covid-19. Ganó fama con aquella película Los Caifanes, filmada en 1967, con Julissa, Enrique Álvarez Félix, Sergio Jiménez, El Gato y Ernesto Gómez Cruz, El Azteca.

El escritor Carlos Monsiváis aparece en una escena de restaurante, vestido de Santa Clos pero ebrio, y le hacen la travesura de quemarle las barbas. Óscar Chávez tenía 85 años de edad.

Cambiamos de rumbo para avisar que el Congreso de la Unión bajó ayer la ventanilla pues diputados federales y senadores se fueron de vacaciones, aunque ellos prefieren decir que entraron en receso.

Quedó pendiente debatir la iniciativa presidencial para reformar la ley del presupuesto federal, lo que ha generado una reacción histérica del PAN y sus satélites, PRI, PRD y MC.

Aseguran que con esta reforma, Andrés Manuel López Obrador tendría en sus manos el manejo de las cámaras de diputados y de senadores, que se convertiría en un dictador y que ya nadie lo podría sacar de Palacio Nacional, más que con los pies por delante.

Con el advenimiento de mayo, los patrones tendrán el dolor de cabeza de hacer el reparto de utilidades a los que obliga la ley, en una circunstancia en la que no hubo utilidades.

Cumple años la profesora Angélica Dávila de Raúl Zárate Lomas, en Reynosa. También la abuelita del periodista Hugo Reyna, doña Sofía.

Es natalicio del licenciado Rodolfo González Valderrama, director de radio, televisión y cinematografía, y pre-candidato de MORENA a gobernador de Tamaulipas.

El lunes 3 de mayo se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa.

En Nuevo Laredo hubo el miércoles siete abatidos y ayer se repitieron las balaceras y persecuciones entre policías y bandidos.

En Río Bravo reportaron la baja de cuatro delincuentes.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba