Alberto GuerraEditorial

OPTICA POLITICA

Por Aliber López

“Los muertos por Covide-19, debido a su aparato inmunológico”

“La disfuncionalidad inmunológica, por la comida chatarra”

“Doblegar a los envenenadores,  deberá empezar  por las escuelas”

Ante el crecimiento de los casos de muertes por Covid-19 en el país, que actualmente casi llega a 35 mil,  los investigadores están a la orden del día laborando incansablemente por encontrar las razones,  y de ser posible, la cura para combatir exitosamente este virus. Dentro de los estudios que hasta el momento se han realizado, está el de Leopoldo Santos Argumedo,  Jefe del Departamento de Biomedicina Molecular del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados, quien, de acuerdo a nota del Periódico “La Jornada” del día 12 de julio del año en curso, establece que la causa del fallecimiento de muchos pacientes contagiados, no es directamente por el coronavirus, sino porque poseen un sistema inmunológico que no funciona de manera adecuada. El habla de que tenemos dos sistemas inmunológicos, uno innato y otro adaptativo. El primero lo tenemos todos los seres humanos y su reacción ante un virus que nos invade es inmediata, mientras que el segundo es lento en su respuesta, pues tarda  4 días o más para ponerse en marcha.

En concreto lo innato es lo congénito, nuestra herencia diabólica, como dicen por ahí; mientras que lo adaptativo, son de hecho las acciones que tienen que ver con nuestra alimentación de toda la vida y nuestra vinculación al medio ambiente.

Realizando inferencias, si tuvimos una buena herencia congénita, si nuestros padres y nuestros abuelos fueron seres sanos y tuvieron una buena alimentación durante su vida  al igual que nosotros, principiando por nuestra infancia,  (los primeros 7 años de vida), tendremos un buen aparato inmune y el coronavirus nos “hará los mandados”; pero si no es así, “que Dios nos agarre confesados”.

Está claro que aunque como mexicanos con buena sangre y buenos hábitos alimenticios, aunque pobres, los nacidos después de la Segunda Guerra Mundial y a mediados del siglo pasado, más o menos nos defendemos en cuanto a nuestro aparato inmunológico, aunque no los nacidos a fines de siglo.

 La disfuncionalidad del sistema inmunológico en los mexicanos se ha agravado, desde que la industria refresquera y la industria alimenticia realizaron todo un proceso mediante la propaganda y el contubernio con los Gobiernos en turno y nos convirtió en un país consumidor de refrescos y de comida chatarra (alimentos ricos en sal, harinas refinadas, grasas poliinsaturadas) que ha causado en nuestros habitantes, la obesidad, la diabetes, las enfermedades corono-vasculares y con todo eso, la destrucción o el debilitamiento de nuestro sistema inmunológico. Hasta nos convirtieron en campeones mundiales en diabéticos y consumidores  de refrescos.

De hecho la consecuencia principal en las últimas décadas del siglo pasado, y lo hecho hasta nuestros días, en cuanto a la comercialización de la comida chatarra y el mantenimiento de su propaganda y consumo, ha sido el debilitar nuestro sistema inmunológico y propiciar la gran mortalidad de nuestros connacionales.

Por eso es que en diversos momentos hemos afirmado que la comida chatarra debe ser erradicada de las escuelas. También hemos afirmado que lograrlo no es fácil; no tanto por el hecho de que algunos directores se pueden resistir a las medidas de control, sino porque mientras no los frenen desde la Secretaria de Salud, los negociantes seguirán insistiendo doblegar a todo un aparato educativo que no ha abandonado el ejemplo porfirista de la simulación.

Show More

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
error: Contenido exclusivo de Contacto!!
Close

Que no se te pase la nota

Cada mañana, recibe el contenido mas relevante en tu correo.