Aliber LopezEditorial

ÓPTICA POLÍTICA

Por Aliber López

“El consumo de refrescos no solo causa obesidad, sino múltiples enfermedades”

“Derrames cerebrales, gota, asma, cánceres, artritis reumatoide y otras”

“Chiapas, primer lugar nacional en consumo de refrescos”

El asunto de los diversos comentarios que ha hecho Andrés Manuel López Obrador  en las “mañaneras”,  sobre “comida chatarra”  y el consumo de refrescos embotellados, que dañan enormemente la salud, no solo ha sido asunto de su cosecha y su conocimiento sobre ese tipo de “alimentos”  y el daño que hacen a la población nacional, pues son consecuencia de pandemias peores que el covid-19,  (Diabetes y enfermedades cardiovasculares);  también se debe a  planteamientos que le han hecho  diversas organizaciones ambientalistas y de defensa de los derechos humanos  que han  exhortado  al Presidente Andrés Manuel, a intervenir para que la Comisión Nacional del Agua (Conagua), por ejemplo,  revoque la concesión que permite a Coca-Cola Femsa (Fomento Económico Mexicano),  extraer hasta un millón de litros de agua en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.

 Dice un artículo publicado en La Jornada del 25 de junio del año en curso,  que desde hace alrededor de dos décadas, luchadores sociales, locales y nacionales,  han combatido, el doble o triple  daño,  que  la embotelladora  le  hace a la región, pues además de contaminar y  dejar sin agua a los habitantes de Chiapas,  los envenena prácticamente con refrescos embotellados. La entidad  se ha convertido en el primer lugar de consumidores de refrescos en el país, y México ocupa el primer lugar mundial, en consumo de refrescos, hecho que lo asocia con problemas de obesidad, sobrepeso y diabetes,  ya endémicos en aquella entidad.

Sin embargo, la situación es más grave, pues los expertos ya tienen documentado que las bebidas azucaradas causan además   de sobrepeso y obesidad, antecedentes principales de la diabetes, males como derrames cerebrales, gota, asma, cánceres, artritis reumatoide, enfermedades arteriales coronarias y óseas, afecciones renales, problemas dentales y de conducta, trastornos psicológicos, envejecimiento prematuro y adicción.

La situación en San Cristóbal de las Casas, que es donde se encuentra la refresquera, puede generar protestas diversas, pues a veces hasta se deja sin agua a las escuelas y a los habitantes de la región y eso es ya un daño a la salud, no solo los problemas que hemos citado, que  agravan la situación de la población de aquella entidad y del país.

Aparte de los daños a la salud, se suman los daños al erario público. Cuesta más al Gobierno preservar la salud de una población con diabetes, obesidad y sobre-peso que a una población sin esos problemas. A todo lo anterior hay que sumar el quebranto económico producido a las familias mexicanas, que emplean 10 por ciento de sus ingresos en la adquisición de refrescos elaborados en promedio, cabe recalcarlo, con agua de propiedad pública.

Por eso y muchas  cosas más, pensamos que se puede y se debe hacer mucho más que informar a padres y madres de familia sobre los daños a la salud que provoca el consumo de “alimentos chatarra”. En las instituciones educativas públicas y privadas no deberían  ofrecerse alimentos nocivos a la salud. Las autoridades de Educación y Salud deberían ocuparse de ello.

Show More

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Close
Back to top button
Close

Que no se te pase la nota

Cada mañana, recibe el contenido mas relevante en tu correo.