EditorialAliber Lopez

ÓPTICA POLÍTICA

Por Aliber López

“Adriana Lozano a favor de regularizar los autos chocolate”

“Los de la CANACINTRA en contra”

“Los de CANACO local, a  favor”

Claro que la diputado Adriana Lozano Rodríguez votó a favor de la propuesta morenista de regularizar los autos “chocolate”, regularización encarecida en el pasado reciente por la intervención de la CANACINTRA, (Cámara Nacional de la Industria de Transformación), pues presuntamente defiende la comercialización de los autos “mexicanos”, aunque de mexicanos tengan solo el hecho de que en México se armen carros alemanes, franceses, norteamericanos y hasta chinos. Lo cierto es que la regularización favorece a un sector de la población que no puede comprar carros 100 % mexicanos y nuevos, por lo tanto no se afecta para nada al reducido porcentaje de la población nacional que si puede comprar carros nuevos.

Los expertos de la CANACO (Cámara Nacional de Comercio), de estos rumbos,  dicen incluso que como antaño, se puede incentivar la economía fronteriza, siempre y cuando la regularización de los automóviles se ejecute en la frontera y que los costos de la regularización o nacionalización, no sean elevados.

A propósito de costos elevados, en la economía familiar fronteriza se está apreciando un proceso inflacionario de los precios de los alimentos de consumo común, situación que propiciará que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos fije los aumentos salariales generales y profesionales, de manera que los ingresos laborales de los trabajadores sean suficientes para enfrentar el proceso inflacionario con ventajas, pues se presume que las actuales autoridades federales prometieron mejorar paulatinamente las condiciones de vida de los trabajadores de México y garantizar ingresos laborales mínimos por encima de la inflación.

Esa es la razón principal por la que el Presidente de la República está buscando democratizar la vida de los sindicatos en el país , para que los líderes de las organizaciones sindicales obedezcan a los intereses de los trabajadores, y no los de los empresarios, como es el caso de líderes como Jesús Mendoza Reyes, quien mañosamente organiza una reelección de su “liderazgo”, avalada por el gobierno estatal, y un puñado de paleros, según denuncia Susana Prieto Terrazas líder del movimiento “20-32”, que impactó a la comunidad matamorense a principios de año.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar