Matamoros

Mujeres en Matamoros alzan la voz contra la violencia

Con un total de 54 mujeres se llevó al cabo la intervención en Matamoros donde recrearon la coreografía que hicieran famosa el colectivo feminista de Valparaíso, Chile, denominado Lastesis, con el objetivo de manifestarse en contra de las violaciones a los derechos de las mujeres en el contexto de las protestas que se realizan en ese país durante este año.

Utilizando una red social convocaron a la comunidad para el ejercicio logrando juntar a 54 mujeres en total que por más de una hora se instalaron en la Plaza Miguel Hidalgo de esta ciudad ensayando lo que sería la grabación definitiva dejando el testimonio de que las matamorenses también están contra la violencia contra la mujer.

Poco a poco fueron llegando, las responsables de la convocatoria fueron Linette Martínez Rocha y Bertha Alicia Bermudes T. quienes manifestaron que el movimiento se realiza para hacer conciencia entre la ciudadanía sobre la importancia de la erradicación de la violencia contra la mujer. En el caso específico de Matamoros, la letra original de Lastesis fue cambiada omitiendo una parte que tiene que ver con el cuerpo de seguridad de Chile ‘Los Carabineros’, para hacerlo a decir de Bertha Alicia Bermudes: “…un llamado a una unidad feminista continental”.

La representación incluye a mujeres de todas las edades con los ojos vendados con telas negras y la portación del pañuelo verde (asociado a la despenalización del aborto) en el cuello; en el caso particular, este movimiento se caracterizó también por la portación de un pañuelo morado, representativo del movimiento feminista a nivel mundial, recordando el incendio que terminara con la vida de muchas mujeres en una fábrica textil y donde el humo, por la composición de las telas expedía humo morado que se mezclaba con el humo de los cuerpos calcinados de las 120 mujeres trabajadoras de una fábrica textil de Nueva York.

La socióloga Dra. Cirila Quintero, miembro del Colegio de la Frontera Norte le agrada que Matamoros se ‘suba’ a los cambios que están existiendo a nivel global y particularmente en una sociedad tan violenta como la mexicana. “La violencia contra las mujeres en Matamoros está muy recrudecida, no la vemos porque no está en la calles muertas, pero están en las casas golpeadas y maltratadas o negadas y este ejercicio es bueno para pedir un respeto hacia la mujer” aseguró la especialista en el comportamiento social.

Dentro de las integrantes había desde destacadas profesionistas, estudiantes, amas de casa e incluso deportistas. Diana Álvarez, deportista dedicada a ser culturista y levantadora de potencia manifiesta que la violencia en su disciplina también existe: “…los deportes que practico están esterotipados y diseñados -entre comillas-, para los hombres; es un poco difícil, pero es algo que me apasiona” asegura la campeona y representante de estos deportes. Agrega que es imposible que no surja algo bueno después de que la sociedad sale y se manifiesta; en ocasiones la gente espera cambios gigantes, pero un pequeño cambio puede hacer la diferencia y que espera sembrar una semilla para que la gente que la vea y sigue, cambie su mentalidad y vea la importancia de la erradicación de la violencia contra la mujer esperando un cambio quizá no en un corto plazo, pero si un cambio real y paulatino.

Otro ejemplo de las manifestantes es una profesionista del diseño gráfico independiente, Islú, quien considera este tipo de movimientos necesario para enviar un mensaje que sea visto por todos ya que es un problema que afecta a muchos habitantes del mundo. “La historia nos refleja que Matamoros es una sociedad machista y eso se vio reflejado en la poca asistencia de la gente, además que la convocatoria se hizo de forma privada, ya que se buscó evitar tener algún conflicto con personas que se organizaran para denigrar este mensaje. El efecto de estas manifestaciones pacíficas es contagiar a más personas y que vean quiénes son los aliados y quiénes son los que estamos realmente luchando por esto” asegura la destacada diseñadora gráfica. El tiempo corrió y la hora llegó. En punto de las 5:00 de la tarde y después de varios ensayos se dio la primer versión final de la intervención pero como el resultado no fue del agrado de las participantes, volvieron a hacerlo para culminar con una salva de aplausos donde se contagiaron de energía al grito de consignas como “El patriarcado no se caerá, nosotras lo derrumbaremos”, “Nos queremos vivas” y otras, se despidieron de la plaza para dejar sólo en un testimonio digital la protesta pacífica.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
error: Contenido exclusivo de Contacto!!
Cerrar