Ex fiscales alzan la voz contra Trump

0
26

Cerca de 500 ex fiscales federales de Estados Unidos coincidieron en que, de no ser presidente de ese país, Donald Trump estaría acusado formalmente por varios delitos de obstrucción de justicia, cargos derivados de las revelaciones del informe de la investigación sobre la trama rusa realizado por el fiscal especial Robert Mueller.

En una carta pública, a la que durante se le fueron añadiendo firmas de ex funcionarios de varias administraciones y todos los espectros políticos y regiones del país, los ex fiscales expresaron que en el caso de “cualquier otra persona no protegida por la política de la Oficina de Asesoría Legal contraria a acusar a un presidente en el cargo, resultaría en varios cargos criminales por obstrucción de justicia”. Tal y como indican en el texto, el informe de Mueller describe “varios actos que satisfacen todos los elementos de un delito de obstrucción”.

Detallan que las pruebas van desde los intentos de despedir al fiscal especial hasta el interés de crear pruebas falsas, pasando por intentos de limitar la pesquisa y la intimidación de testigos e informantes.

La declaración de los ex fiscales rebate la posición del fiscal general de EU, William Barr, quien aseguró que “no hay suficientes” pruebas para determinar que Trump cometió ningún crimen y, por tanto, está exonerado de toda culpa. El fin de semana se insinuó que Mueller podría declarar en el Congreso para aclarar el porqué de su decisión de no tomar posición el 15 de mayo, pero todavía no se ha confirmado. Trump, quien hace unas semanas no se oponía a que testificara, viró 180 grados y, este fin de semana, se negó a que lo hiciera.

Lo que sí está decidido es que este miércoles el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, controlado por los demócratas, vote para iniciar la acusación de desacato a Barr, quien se negó a comparecer ante los congresistas para explicar su lectura del informe Mueller.

Ante la escalada de la tensión, el Departamento de Justicia se mostró abierto a negociar sobre la revisión del documento original de la investigación sobre la trama rusa.

Michael Cohen, ex abogado y hombre de confianza de Trump, entró este lunes en la cárcel para cumplir tres años de condena por crímenes fiscales y de financiación de campaña electoral, y lo hizo con una amenaza: “Todavía queda mucho por decir, y espero el día en el que pueda compartir la verdad [sobre Trump]”.

Cohen, que colaboró activamente con la investigación sobre el Rusiagate, aportando información como persona íntimamente cercana al círculo de Trump, pasará más de mil días en la cárcel. “Deseo que, cuando me reúna de nuevo con mi familia y amigos, el país esté en un lugar sin xenofobia, injusticia ni mentiras en el mando del país”, dijo, evidenciando que la antes incomparable lealtad al presidente se evaporó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here