Elite

El Origen de Matamoros

Por: Martin Rodríguez Arellano

A diferencia de otros municipios de nuestra entidad como Camargo, Reynosa o San Fernando que tienen su acta de fundación, nuestro municipio carece de tal, por lo cual, no se tiene una certeza exacta de la fecha en que llegaron los primeros colonos a fundar nuestro municipio en las postrimerías del siglo XVIII, sin embargo, existe en el Archivo Histórico Municipal un Protocolo de Instrumentos Públicos que data de 1784, el cual nos  arroja muchos datos del proceso de ocupación de los primeros rancheros en el territorio de lo que hoy es Matamoros.

Don José de Escandón en 1749 se abstuvo de colonizar esta parte del Nuevo Santander debido a la presencia de múltiples esteros y a las inundaciones del rio Bravo, por lo cual estas tierras pasaron a ser “realengas” osea, de propiedad del Rey de España, y bajo ese estatus jurídico se mantuvieron hasta 1782, cuando Antonio de Urizar, mediante compra ante el Rey, adquirió 648 sitios de ganado mayor (1,133,352 km2) de tierras, mas por su fallecimiento su hermano, Andrés Vicente de Urizar gano en el Juzgado Privativo de Tierras y Aguas Realengas el despacho para poseer dichos agostaderos, y por el ocurso que presento el Capitán Ignacio Anastasio de Ayala por el vecindario de Camargo para que por vía de venta les cedieran 113 sitios de ganado mayor, esto en 1784 cuando comenzaron las diligencias para la posesión, medición y venta de dichos sitios, la abundancia de nombres a puntos geográficos revela que esta zona ya estaba muy bien explorada para dicho año y es muy importante destacar que cuando se midieron los ranchos a los 13 colonos, tan solo dos de ellos declararon cuando tiempo tenían viviendo en el dicho rancho, los Cisneros declararon que ocupaban el Rancho de Nuestra Señora del Carmen “que lo tenían poblado de muy antiguamente” y Don Miguel Chapa, que ocupaba el rancho de Santa Gertrudis “que lo tenía poblado de diez años a esta parte”; los demás vecinos, nada dirían al respecto, este documento se trata de una escritura general de compra-venta, y tiempo después se les daría una individual a cada ranchero, pues también existe en este Archivo Histórico el título del Rancho de Nuestra Señora del Carmen fechado el 28 de enero de 1785, en ninguna parte de este documento dice que se haya fundado alguna población o que se hayan trazado calles de ningún tipo.

El Expediente de 1784

Debido a que las fundaciones de ciudades y villas tenían que contar con la anuencia de las autoridades virreinales y de la península, ejemplos de ello lo podemos ver con las investigaciones que se hicieron para cualificar a dichos fundadores como lo fue objeto Don José de Escandón para la fundación y pacificación del Nuevo Santander, además de existir un protocolo el levantamiento de un acta donde da fe de la dicha fundación de villa o ciudad según lo contemplado en las Leyes de Indias,  casi siempre se trazaba una plaza principal de “100 varas por lado” (cada vara equivalía a 80 cm, aunque había varios tipos de varas), vecinos principales al norte y sur, Cabildo al poniente e Iglesia al Oriente, en el caso de nuestro municipio estamos hablando de una migración escalonada en función de la capacidad económica de cada ranchero lo que nos da pie a pensar esto es que cuando el Capitán de Ayala invita a demás vecinos de Camargo a ocupar agostaderos de tierra, estos responden mediante carta: “que no se hallan en animo de tomar ninguna parte de tierra, ya por la cortedad de bienes que tienen ya por la poca suficiencia de dinero con que se hayan”; los colonos que ocuparon estas tierras no pensaron en un inicio que el Rancho San Juan de los Esteros se convertiría en una bulliciosa ciudad, por lo cual este humilde servidor hace la proposición ante este R. Ayuntamiento y miembros del H. Cabildo para que se solemnice alguna de las tres fechas que propongo:

Firma del Capitán Ignacio Anastasio de Ayala, líder de los colonos fundadores

17 de junio de 1784: Fue cuando en el Rancho San Juan de los Esteros se hizo el ritual de la posesión de las tierras denunciadas por el apoderado de Don Andrés Vicente de Urizar siendo testigos vecinos de Reynosa y demás colindantes, es lo más cercano que tenemos a un protocolo oficial de fundación.

Título del Rancho de Nuestra Señora del Carmen

1 de diciembre de 1784: Se comienza la medición de los 113 sitios de ganado mayor a los 13 colonos formadores

3 de enero de 1785: Los colonos terminan de pagar los agostaderos de tierra y firman de conformidad las tierras que se les han entregado.

Fuentes:

AHM/ Archivo General/ Caja 1/ Expediente 1/ Foja 1

AHM/ Archivo General/ Caja 1/ Expediente 1/ Foja 89

AHM/ Archivo General/ Caja 1/ Expediente 2 Bis/ 11

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar