Difieren México y EU en términos de pacto migratorio

0
71

WASHINGTON/CIUDAD DE MÉXICO .- México y Estados Unidos tienen un acuerdo para frenar el flujo de migrantes, pero parecen discordar en los términos exactos del pacto. Mientras Washington insiste en que hay más elementos que los que se han dado a conocer, el gobierno mexicano subraya que no hay nada oculto y que el documento difundido el viernes incluye todos los aspectos.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, difundió el texto del acuerdo, que incluye el despliegue de la Guardia Nacional en todo el territorio, “dando prioridad a la frontera sur”, con 6 mil elementos, así como la extensión del programa Remain in Mexico para que los centroamericanos que solicitan asilo en EU esperen en México mientras se resuelven sus procesos. Además, se llevará un registro de los migrantes que ingresen “y vamos a decirles qué opciones hay”.

Si bien se había informado que las negociaciones continuarían en 90 días, Ebrard detalló este lunes que en  45 días habrá una primera evaluación. “Día 45, es la evaluación”, acotó, aunque reconoció que si no se alcanzan los resultados deseados, “tendríamos que participar en discusiones para un acuerdo que incluya el retorno de solicitantes de asilo bajo una perspectiva regional…”. Es decir, considerar la posibilidad de que México se convierta en un tercer país seguro, como quiere Washington, así  los migrantes solicitarían asilo  primero  aquí.

Según las cifras con las que recibió el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, a la delegación mexicana, en mayo se registraron más de 140 mil aprehensiones en la frontera  con México, con una tendencia a que sean un millón 600 mil a finales de año.

Aunque admitió que para EU la meta es reducir la migración a cero,  lo cual adelantó es imposible, México busca que en  45 días baje —sin dar una cifra— el número de migrantes hacia territorio estadounidense con  el apoyo de autoridades centroamericanas y el desarrollo de esa región.

Al calificar la reciente negociación  con EU como la más difícil y tensa del  gobierno —según Ebrard, Pence los recibió en tono de ultimátum—, el secretario de Relaciones Exteriores rechazó que haya un acuerdo secreto en materia agrícola o de seguridad que tenga que ser avalado por el Congreso mexicano, como afirmó Trump: “No hay ninguna otra cosa que no sea esto que acabo de explicar”. Aclaró que más bien tendría que ir al Congreso si las medidas no funcionan, a explicar cuáles serían las nuevas propuestas.

El presidente  Andrés Manuel López Obrador anunció que en 90 días hablará con su homólogo de Estados Unidos para revisar los resultados de las medidas migratorias tomadas por México. Además, llamó a una reunión  de emergencia con su gabinete para la implementación de un plan que permita cumplir los compromisos con el país vecino y “evitar en el futuro cualquier amenaza de imposición de aranceles”.  Este martes anunciará un plan con las dependencias federales para que haya una mayor oferta laboral a los migrantes que buscan llegar a Estados Unidos.

El subsecretario  de Derechos Humanos, Población y Migración de Gobernación, Alejandro Encinas, dijo que será indispensable elevar el presupuesto para instituciones como Migración. Para los migrantes  que esperen por sus trámites de asilo podría haber programas de vivienda en arrendamiento en el norte del país, así como empleo y programas sociales.

Mientras en México se insistía en que todo en el acuerdo es transparente, Trump aseguró que en “un futuro no muy distante” se anunciarán nuevos elementos que, adelantó, requerirán de la aprobación del Congreso mexicano y que si éste no los aprueba, los aranceles serán implementados.

Mike Pompeo dijo que el acuerdo se evaluará “literalmente de forma diaria”, para ver su efectividad y que la amenaza de imponer los aranceles si no hay avances se mantiene. “Si fuera necesario, tomaremos medidas adicionales que el gobierno mexicano también acordó durante estas conversaciones”, apuntó.

El jefe diplomático estadounidense sí dejó claro que su país no se comprometió a entregar más recursos económicos a México ni a los países centroamericanos, para que consigan los resultados exigidos tras las pláticas con la delegación mexicana encabezada por Ebrard. “Estos países tienen la responsabilidad de cuidar los problemas de inmigración en sus países”, refirió.

El vicepresidente Pence informó que con este acuerdo en vez de enviar a cientos de solicitantes de asilo, como sucede en la actualidad, se podrán enviar a México a miles a esperar sus procesos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here