Uncategorized

Desesperación hace cruzarnos por el río

“No vemos para cuando nos hagan la entrevista, somos el número 2 mil 80 y apenas van en el mil 400”

Por Claudia Velázquez

La desesperación por no saber cuánto tiempo estaremos sin que nos atiendan las autoridades de migración de los Estados Unidos, es lo que nos hace aventarnos al Río Bravo para cruzarnos de aquel lado, expresó Sergio de origen cubano y quien está varado en el Puente Nuevo Internacional.

“Yo traigo a mi niño de un año, a mi esposa embarazada, nosotros somos de Cuna y tenemos casi un mes esperando y no vemos para cuando nos hagan la entrevista porque somos el número 2 mil 80 y apenas van en el mil 400”, manifestó.

Todos los migrantes que estamos aquí, sufrimos lo que pasó, nos llenó de tristeza ver cómo en un momento se acaban los sueños de una familia, cómo nuestro anhelo de buscar una mejor calidad de vida, a veces nos lleva a terminar con nuestra vida, destacó.

Viviana Martínez, con 5 meses de embarazo y también de origen cubano, refirió que fue muy lamentable lo sucedido y coincidió que esa es parte de la desesperación que viven y que las demás personas no logran entender.

“Es muy difícil explicarles lo qué pasa, no tener un techo donde dormir, dormir en una banqueta, tener a nuestros hijos aquí, no tener un baño, comida, agua, todo esto nos lleva a la desesperación que provoca precisamente que muchos se lancen al río e intenten cruzarlo”, resaltó.

Ojalá esto sirva de experiencia para muchos que estamos aquí, que no pensemos en cruzar ese río, que veamos cómo podemos perder la vida en un instante y dejar personas que sufrirán por nosotros, finalizó la cubana.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar