Editorial

CONFIDENCIAL.

Por ROGELIO RODRÍGUEZ MENDOZA.

No se confundan.

La renuncia, el pasado 15 de abril, de Rodolfo Jauregui Rosas, al cargo de Fiscal Especializado en Delitos Electorales, de la Fiscalía General de Justicia del Estado, (FGJE), ha generado una serie de reacciones encontradas y confusas por parte de actores políticos y medios de comunicación.

Se ha dicho de todo, pero particularmente se ha venido insistiendo en que la tardanza en la designación de un nuevo Fiscal deja al garete la atención y persecución de los delitos en materia electoral, lo cual—dicen—alcanza mayor gravedad por estar en desarrollo el proceso electoral local para la renovación de la legislatura del Congreso del Estado.

La realidad es otra muy distinta. El aplazamiento en la designación del sustituto del bajacaliforniano Jauregui Rosas, en nada afecta o impacta la elección local porque se trata de hechos totalmente desvinculados. Nada tiene que ver el nombramiento del Fiscal Especializado en Delitos Electorales con la elección en curso, porque en realidad éste entrará en funciones hasta que comience a operar la Fiscalía General de Justicia del Estado, lo cual ocurrirá una vez que el Congreso apruebe la Ley Orgánica de la misma, allá en los últimos días de junio.

¿Quién debe atender entonces las denuncias por delitos electorales? La respuesta es simple: la autoridad competente para recibir e investigar denuncias en materia electoral es la actual Procuraduría General de Justicia del Estado, (PGJE), quien para ello tiene dentro de su estructura una Fiscalía Especializada en Asuntos (no en delitos) Electorales.

Es así porque, hasta en tanto no entre en funciones la nueva Fiscalía General de Justicia del Estado  la PGJE sigue a cargo de la tarea de investigación y persecución de los delitos, entre ellos los de materia electoral.

El fundamento está en el artículo 20 de la Ley Orgánica de la PGJE, en el que se establece la existencia de un Fiscal Especializado para Asuntos Electorales, entre cuyas atribuciones figura la de ejercer la función del Ministerio Público para la investigación y persecución de los delitos electorales.

En ese entendido, seguramente en estos momentos existe un responsable de la Fiscalía Especializada en Asuntos Electorales, ya sea como titular o encargado del despacho, porque su designación es facultad del Procurador General de Justicia y no requiere del aval del Congreso del Estado, como si ocurre con el Fiscal Especializado en Delitos Electorales que formará parte de la FGJE.

Por todo lo anterior insisto en que la polémica y el pataleo de diversos actores políticos por la tardanza en el proceso legislativo que concluirá con la designación de un nuevo Fiscal Especializado en Delitos Electorales, no tiene razón de ser.

Es así, reitero, porque quien reciba la encomienda comenzará a ejercerla hasta que entre en funciones la FGJE.

Lo que si resulta cierto es que toda ésta confusión se pudo haber evitado si desde el mismo Congreso del Estado, alguien hubiera salido  oportunamente a explicar a detalle la situación.

No lo hicieron y por el contrario hubo algunos diputados que contribuyeron a agrandar el enredo, porque no solo se sumaron a las críticas sino que además, “avivaron” la confusión con sus declaraciones sin sustento.

El artículo 125 de la Reforma Constitucional aprobada por el Pleno legislativo el pasado 14 de noviembre de 2018, establece que la Fiscalía General de Justicia del Estado tendrá tres Fiscales Especializados: uno de delitos electorales; otro más en asuntos internos y un tercero en combate a la corrupción.

En ese mismo numeral se establece que: “El nombramiento de los fiscales especializados a los que se refiere esta Constitución, con excepción del Fiscal Especializado en Combate a la Corrupción, se llevará a cabo a propuesta del Fiscal General y por el voto de las dos terceras partes de los miembros presentes del Congreso del Estado…”

En acatamiento de esa disposición, Irving Barrios Mojica, Fiscal General de Justicia del Estado pero todavía en funciones de Procurador, ya propuso a  Joel Aarón Medina Ladrón de Guevara, para ocupar el lugar de Jauregui Rosas.

Algo habrán encontrado, de último momento, en el perfil de Medina, para que hayan retrasado su designación, pero ese ya es otro tema muy distinto. Seguramente vendrá una nueva propuesta.

ASÍ ANDAN LAS COSAS.

roger_rogelio@hotmail.com

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar