Editorial

CONFIDENCIAL.

Por ROGELIO RODRÍGUEZ MENDOZA.

Apúrense con el Penal.

URGENCIA.- El pasado fin de semana, el viejo penal de Tamatán, en Ciudad Victoria, volvió a ser escenario de un hecho de violencia, que dejó varios lesionados.

El hecho nos recuerda que siguen sin reiniciarse los trabajos de lo que será el nuevo reclusorio en la salida a Ciudad Mante, lo cual permitirá cerrar por fin el antiguo reclusorio.

Ojalá  que las autoridades se den prisa en concretar el inicio de los trabajos, para darle respuesta a una vieja exigencia de los victorenses, clausurar la penitenciaria situada al sur de la ciudad.

Y es que, si bien es cierto que en las últimas semanas la cárcel ha estado en una aparente calma, también lo  es que sigue siendo una “bomba de tiempo”.

Nos dicen que la situación que prevalece hacia dentro de la prisión de Tamatán, es tan critica que en cualquier momento podría detonarse un episodio de violencia sin precedente.

Algo de lo que, por cierto, están perfectamente enterados en los dominios del secretario de Seguridad Pública, Augusto Cruz Morales.

NO HAY MANDO.- Por cierto, el penal de Victoria no es el único foco rojo en el sistema penitenciario del Estado.

La situación de riesgo existe también en los reclusorios de Altamira, Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros, donde los llamados autogobiernos siguen vivos.

Lo peor del asunto es que la Subsecretaría responsable de los Centros de Ejecución de Sanciones, (Cedes), tamaulipecos, sigue sin titular, por una simple y sencilla razón: no hay quien se interese por el cargo.

Nadie quiera tomar el mando de los penales por el alto riesgo que ello implica.

Basta echarle una ojeada a la suerte que han corrido algunos de quienes ya pasaron por esa oficina en los últimos años, para entender el miedo que genera el puesto. Varios de quienes pasaron por ahí están muertos.

DE POCO SIRVE.- En abril pasado, el Congreso del Estado aprobó reformas al Código Penal de Tamaulipas, para castigar hasta con 8 años de prisión a conductores que causen accidentes por distraerse con el uso del celular.

Las penas merecedoras para el automovilista responsable dependerán de las consecuencias de su imprudencia. Si solo son daños materiales la pena será de dos a cuatro años de prisión; si hay lesionados, de dos a seis años y si hay personas fallecidas, de dos a ocho años.

El problema es que la reforma castiga el resultado de la conducta cuando lo que se requiere es evitar el hecho.

En ese entendido, lo que urge es que las autoridades de Tránsito en cada municipio, apliquen el reglamento vial y sancionen con dureza a los automovilistas que usen el celular al manejar.

Está demostrado que el mejor remedio para inhibir una conducta dañina para la sociedad es golpear el bolsillo del infractor.

Dicho en otras palabras, lo que se necesita es fortalecer el aspecto preventivo.

QUE ALGUIEN EXPLIQUE.- La Oficina Fiscal es una de las que más recauda ingresos para el Estado , porque es ahí donde se pagan varios impuestos y derechos, entre ellos los llamados derechos vehiculares.

Sin embargo, por razones que nadie sabe explicar, esa dependencia está dejando de atender al público a partir de las 14:30 horas, afectando a muchos ciudadanos que intentan cumplir con su responsabilidad tributaria.

En tiempos donde se requiere que los gobiernos mejoren la recaudación de ingresos, resulta una incongruencia que la Oficina Fiscal cierre sus cajas tan temprano.

A propósito, desde inicio de año, al expedirse el decreto respectivo, quedó establecido que será el 30 de junio cuando termine la vigencia del descuento a los ciudadanos que acudan a pagar derechos vehiculares, vigentes y rezagados.

La aclaración viene a cuento porque hubo quienes difundieron la especie de que el plazo vencía el 30 de abril.

ASÍ ANDAN LAS COSAS.

roger_rogelio@hotmail.com

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar