Editorial

CONFIDENCIAL.

Por ROGELIO RODRÍGUEZ MENDOZA.

Parecen disco rayado.

Con el de ahora suman cuatro días las campañas políticas, y me parece que a los candidatos a las diputaciones locales ya se les agotaron los temas para conquistar a los electores.

Por lo menos eso es lo que percibo de los comunicados que generan a diario. La verdad, no sé qué van a hacer para no sonar a disco rayado en los 41 días que todavía le faltan al periodo de campaña.

El ejemplo más contundente de que los candidatos ya agotaron su arsenal de propuestas se da en Victoria. Todos se la han pasado hablando de los problemas del desabasto de agua, de la inseguridad y de lo destrozadas que están las calles, como si fuera todo lo que aqueja a la capital.

En esos temas basaron sus actos de inicio de campaña y es lo mismo de que han hablado con los vecinos que han visitado en estos cuatro días.

¿Pero sabe por qué ocurre eso? Porque no son capaces de ponerse a arrastrar el lápiz para elaborar propuestas serías, viables, y sobre todo creíbles.

Los candidatos en general siguen pensando que el verbo y la sonrisa bonita serán suficientes para convencer al elector de que les dé su voto. En pocas palabras, nos siguen creyendo incapaces de razonar el sufragio.

Es cierto, los principales problemas de Victoria son el desabasto de agua; la violencia delincuencial, y sus calles llenas de hoyancos.

Sin embargo, hay otra diversidad de situaciones que nos aquejan a los victorenses, que bien analizadas podrían ser material para que alguien que aspira a una diputación pueda construir una propuesta suficientemente sustentada.

Para empezar  insisto en que lo primero que deben saber los candidatos es que un diputado no maneja presupuesto como para andar ofreciendo resolver los problemas de la ciudad. El legislador es un gestor de recursos; es fiscalizador de los presupuestos públicos y elabora, adecua, deroga o abroga leyes.

Una vez entendido eso, un candidato a diputado debería estarle hablando al elector de propuestas de ley o de gestorías, pero no de inversiones.

Por ejemplo, la capital requiere con urgencia  gestores para que los gobiernos estatal y federal, le inyecten recursos presupuestales que la saquen del grave atraso que padece con relación a otras urbes del estado y que la mantienen convertida en un rancho.

Desde hace algunos años se ha propuesto desde el mismo Congreso del Estado, la creación de un Fondo de Capitalidad, pero las gestiones de los diputados han sido insuficientes para hacer que los gobiernos estatal y federal abran la caja fuerte.

Por otra parte, la economía de Victoria sigue dependiendo casi al 100 por ciento de la burocracia federal, estatal y municipal, por lo que una necesidad urgente es gestionar la llegada de inversionistas nacionales y extranjeros que detonen empleos en cantidad y calidad.

Sin embargo, no ha habido gestores interesados en el tema.

Por todo ello ojalá que quienes aspiran a una candidatura abran bien los ojos para que se den cuenta de que Victoria tiene mucho más problemas que los que ellos perciben.

Igual tendrán que hacer quienes compiten por una curul en el resto de los distritos electorales, porque si no van a fastidiar muy pronto a los electores.

EL RESTO.

Tramposos.- El Partido Movimiento de Regeneración Nacional, (Morena), trae a los llamados “Servidores de la Nación”, promoviendo el voto a favor de sus candidatos a diputados.

Con ello, Morena hace trampa muy temprano. Esperemos que los árbitros electorales reaccionen rápido.

ASÍ ANDAN LAS COSAS.

roger_rogelio@hotmail.com

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar