DestacadosNacional

AMLO: he cumplido 78 de 100 promesas

Entre los pendientes están el sistema de salud, crecimiento económico y bajar los niveles de violencia

CIUDAD DE MÉXICO .- Al cumplir siete meses de gobierno y celebrar un año de su triunfo electoral en el Zócalo capitalino, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que ha cumplido 78 de 100 compromisos de gobierno, pero reconoció que entre los pendientes están mejorar el sistema de salud, el crecimiento económico y bajar los niveles de violencia que se mantienen igual que en el pasado.

En un mensaje de casi 90 minutos, acompañado por el gabinete, su familia, gobernadores, y empresarios como Carlos Slim, Emilio Azcárraga y Miguel Rincón —quien también es su compadre—, el Presidente se dijo optimista y advirtió que a más tardar en diciembre «terminaremos de arrancar de raíz al régimen corrupto y quedarán construidas las bases para la transformación política de México».

En un Zócalo que no estuvo a reventar —aunque las autoridades reportaron 100 mil asistentes—, calificó como urgente sentar las bases de lo que llama la transformación, ya que, si desgraciadamente regresara al poder «el conservadurismo faccioso y corrupto», ni siquiera sus adversarios podrían dar marcha atrás a lo establecido.

«Les confieso que mi activismo, mi loca pasión tiene un fundamento racional, aunque no lo piensen así mis adversarios. Considero que entre más rápido consumamos la obra de transformación, más tiempo tendremos para consolidarla y convertirla en hábito democrático, en forma de vida y de gobierno», expresó el mandatario.

Desde el templete instalado frente a la catedral, donde sólo estuvieron su esposa Beatriz Gutiérrez Müller; la jefa de gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, y el presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados Porfirio Muñoz Ledo, el Jefe del Ejecutivo federal afirmó que el proceso que encabeza no tiene retorno.

«Ni un paso atrás. Nada de titubeos o medias tintas. Una cosa es actuar con prudencia, evitar la confrontación y garantizar las libertades que son sagradas, y otra cosa muy distinta es la indefinición. Nosotros somos auténticos, pacifistas y transformadores al mismo tiempo. En la defensa de las causas de la honestidad, la justicia y la democracia no somos moderados, somos radicales», afirmó.

Enfatizó que no lucha para construir una dictadura sino una auténtica y verdadera democracia; además, su gobierno representa a todos los mexicanos, «no sólo a una facción o a una minoría».

«Reitero, para que nadie se confunda: no luchamos para construir una dictadura, luchamos para construir una auténtica, una verdadera democracia. Estamos a favor del diálogo, de la tolerancia, de la diversidad y del respeto a los derechos humanos», asentó.

En seguridad, López Obrador reconoció que se mantienen los  niveles de violencia que heredaron «del antiguo régimen», pero aclaró se terminó la guerra de exterminio contra la delincuencia organizada.

«Ya no se permiten razias ni masacres, ni la desaparición de personas. El Estado mexicano ha dejado de ser el principal violador de los derechos humanos. No se tolera, que se oiga bien, la tortura ni ninguna otra violación a los derechos humanos», dijo, y advirtió que no descansará hasta saber el paradero de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

A un día de instalarse la Guardia Nacional, agradeció de todo corazón el apoyo y la lealtad de los soldados y marinos que han aceptado el desafío de garantizar la seguridad sin violar los derechos humanos. López Obrador realizó dos anuncios: para finales de este mes iniciará la licitación para la construcción del Tren Maya y comenzarán los trabajos del aeropuerto en Santa Lucía.

«Se ha demorado el inicio de esta obra [el aeropuerto] porque nuestros adversarios quieren detenerla con una lluvia de amparos, y estamos siendo cuidadosos en el proceso de autorización del estudio de impacto ambiental con el propósito de no darles ningún pretexto para que continúen esas campañas de sabotaje legal», criticó.

Situación económica

Aunque reconoció que debe crecer más la economía, indicó que aunque poco, está creciendo y no hay recesión. Afirmó que los ingresos generales del gobierno pasaron de dos billones 450 mil millones a dos billones 580 mil millones de pesos, es decir, un crecimiento de 1%.

En el primer trimestre del año se captaron más de 10 mil millones de dólares de inversión extranjera, en tanto que de diciembre a mayo las reservas internacionales crecieron más de 4 mil millones de dólares.

Precisó que tiene una buena relación con los empresarios, y que la recaudación de impuestos aumentó 4.5% en comparación con 2018.

Detalló que, con las medidas de austeridad en salud, nómina de gobierno, compra de medicamentos, robo de combustible, reducción en gasto en publicidad y compras generales, se ha ahorrado más de 187 mil millones de pesos.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar