Exterior

América Latina sufre reacomodo geopolítico

SAN JOSÉ, Costa.- México y Argentina, que con Brasil forman el trío de gigantes de América Latina, sufrirán un aislamiento diplomático y político sobre la crisis de Venezuela y su impacto regional por el triunfo del derechista Luis Lacalle en la segunda y definitiva ronda de los comicios presidenciales de Uruguay y la salida de Evo Morales como gobernante de Bolivia.

México perderá a Uruguay y a Bolivia como sus aliados en el Mecanismo de Montevideo, que impulsa el diálogo y la solución pacífica en Venezuela, y se quedará solo con la Comunidad del Caribe (Caricom), con un menor peso geopolítico.

Lacalle ganó las elecciones del 24 de noviembre, asumirá el próximo primero de marzo y desconocerá a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela, tras considerar que se reeligió en 2018 en comicios ilegales, y reconocerá al opositor Juan Guaidó como mandatario interino. El régimen de Maduro es una «dictadura», adujo Lacalle ya como presidente electo.

Basado en la no intervención en asuntos internos de otros Estados y en la libre autodeterminación de los pueblos, México se negó a reconocer a Guaidó y rechazó desconocer a Maduro, quien asumió el 10 de enero de este año para un segundo sexenio consecutivo al aducir que su reelección fue legítima.

México se unió con Caricom y con Uruguay, gobernado desde 2005 por el izquierdista Frente Amplio y que tampoco desconoció a Maduro ni reconoció a Guaidó, para crear el Mecanismo el 6 de febrero de este año. Bolivia, fiel a Maduro, se unió al día siguiente a ese bloque, cuyo futuro ahora está en suspenso.

Los cambios en Uruguay, en comicios pacíficos y, en Bolivia, con la renuncia de Morales y su llegada el 12 de noviembre anterior al exilio político en México, en una violenta conmoción por las elecciones del 20 de octubre pasado y denuncias de golpe de Estado y fraude, modificaron el panorama latinoamericano.

Al sustituir a Morales a mediados de noviembre anterior, la proclamada presidenta interina boliviana, Jeanine Áñez, rompió relaciones con Maduro, se alió a Guaidó y sacó a Bolivia de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), un grupo hemisférico anti-Washington conformado por Cuba, Venezuela, Nicaragua, Granada, Surinam, Antigua, Barbuda, Dominica, San Cristóbal, Nieves, San Vicente y las Granadinas. Ecuador salió del ALBA en agosto de 2018.

En esta transformación del mapa continental, el izquierdista Alberto Fernández asumirá el próximo 10 de diciembre la presidencia de Argentina y ya anunció que, a diferencia de su antecesor, el derechista Mauricio Macri, desconocerá a Guaidó y volverá a reconocer a Maduro.

Con  excepción de Surinam, que reconoce al cuestionado gobierno venezolano y tampoco es jugador regional de peso, el argentino Fernández será el único gobernante sudamericano que mantendrá relaciones con Maduro. Para agravar la posición de Buenos Aires, el ultraderechista presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció tras el triunfo de Fernández que ni siquiera acudirá a su toma de posesión, se negó a felicitarlo y aseveró que Argentina «eligió mal». Brasil, el otro gigante regional, ahora reforzará nexos con La Paz y Montevideo.

Como limítrofes con Venezuela, Brasil y Colombia encabezan el bloque anti-Maduro y pro Guaidó, junto a Chile, Perú, Ecuador, Paraguay, Costa Rica, Panamá, República Dominicana, Guatemala, El Salvador, Honduras, Haití, Bahamas, Guyana, Santa Lucía y ahora Bolivia y Uruguay, con apoyo de Estados Unidos y Canadá y otros gobiernos de Europa y Asia.

Más de 50 naciones respaldaron a Guaidó para que finalice con la denunciada usurpación del poder de Maduro, dirija un gobierno de transición y llame a elecciones libres. México, Cuba, Nicaragua, Surinam y varias de las islas del Caribe anglosajón son los únicos países de América que reconocen a Maduro y se les unirá Argentina.

Otro efecto ocurriría con la situación nicaragüense que explotó con un conflicto sociopolítico en 2018, ya que en la Organización de los Estados Americanos (OEA) hay cada vez más votos para aplicarle la Carta Democrática Interamericana al gobierno de Nicaragua por alterar el orden constitucional.  Si se aplica, Nicaragua sería excluida de la OEA y sufriría sanciones económicas por su historial de violaciones a los derechos humanos y de actos antidemocráticos documentados en 2018 y 2019 por instancias del organismo interamericano.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Fatal error: Uncaught exception 'wfWAFStorageFileException' with message 'Unable to verify temporary file contents for atomic writing.' in /home/percontactcom/public_html/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:52 Stack trace: #0 /home/percontactcom/public_html/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(659): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/home/percontac...', '<?php exit('Acc...') #1 [internal function]: wfWAFStorageFile->saveConfig('livewaf') #2 {main} thrown in /home/percontactcom/public_html/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 52